Nadie en auxilio familias barrio Juan Guzmán, Manoguayabo

Cientos de familias cuyas viviendas fueron anegadas por el río Manoguayabo y  arroyos en el sector Juan Guzmán, de Santo Domingo Oeste, denunciaron que hasta ahora no han recibido ninguna visita de las autoridades nacionales.

Mientras un brote de  gripe y enfermedades de la piel comenzó a atacar a niños y adultos, debido a que luego de las crecidas de los ríos quedaron en el lugar varias lagunas que albergan una gran cantidad de mosquitos.

Lamentaron que siendo arropados por las aguas y algunas personas salvaron la vida milagrosamente, todos sus ajuares dañados, ningún organismo del Gobierno se acerque al lugar para palpar la situación y tomar medidas a su favor.

Aurora Reyes narra que salvó la vida porque su marido la sacó de la casa al caballito, ya que su vivienda fue cubierta por las aguas del río, lo que también ocurrió con otros vecinos, a pesar de vivir en una parte alta.

Ni siquiera en una iglesia evangélica que está situada en lo alto pudieron escapar de la crecida del río Manoguayabo, ya que las aguas llegaron hasta el techo, de donde tuvieron que salir corriendo decenas de personas para no perecer  ahogadas.

Soraya Aquino, dueña del colmado Las Primas, quedó sin nada, porque el agua arrastró con las mercancías, que ella calcula en alrededor de cien mil pesos.

Lamenta que a varios días del paso de la tormenta Isaac por el país, todavía ninguna autoridad haya visitado la zona. Ni siquiera Salud Pública, que ha estado presente en otras zonas inundadas.

En una situación similar quedó María Esther Santana, quien perdió todos sus ajuares, como colchones, ropa y muebles, que ni siquiera el sol de los últimos dos días ha podido secar.

Las familias de este lugar tardaron dos días para regresar a sus casas y cuando lo hicieron todo lo que había dentro estaba prácticamente perdido.

Mientras que en sectores como La Ciénaga, Los Guandules, La Barquita de Sabana Perdida, La Barquita de Los Mina, La Lata, Los Tres Brazos, Los Coordinadores, Las Cucarachas y otras comunidades que fueron inundadas durante las lluvias, en el Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo, están dadas las condiciones para que enfermedades como el cólera, el dengue, respiratorias y de la piel se expandan.

Las condiciones actuales son más vulnerables que las del año pasado, cuando el cólera se desarrolló en algunos barrios de Santo Domingo.

Las claves

1. Sin dolientes

Los moradores de esta comunidad, al Oeste de Santo Domingo no tienen doliente y  ya se sienten brotes de mosquitos, fiebre y enfermedades de la piel.

2. Las condiciones

Las aguas pluviales y las residuales se juntan en  calles y callejones del barrio La Ciénaga. Geovany Guzmán, dirigente comunitario en esa zona tema que un rebrote de cólera y dengue provoque consecuencias devastadora, peor que la del año pasado.