Nadie se colará en la Casa Blanca

Washington.  EFE.  El presidente de EEUU, Barack Obama, admitió ayer que se enfadó cuando se enteró de que una pareja se había colado en una cena de Estado en la Casa Blanca el pasado 24 de noviembre, y aseguró que algo así no volverá a ocurrir nunca más.

“Estaba molesto con todo el mundo que tenía algo que ver en el proceso. Fue una metedura de pata, no ocurrirá de nuevo, aseguró Obama en una entrevista al programa “60 Minutos”, de la cadena CBS.

El Servicio Secreto, la agencia encargada de la protección del presidente y de su familia, permitió que Tareq y Michaele Salahi entraran el 24 de noviembre sin invitación en la Casa Blanca, donde Obama ofreció una cena de Estado al primer ministro de la India, Manmohan Singh.

La pareja, de Virginia y habitual en cocteles y recepciones de la alta sociedad, no solo logró burlar los controles de seguridad del Servicio Secreto, sino que también consiguió saludar personalmente a Obama y fotografiarse con el vicepresidente, Joe Biden.