Narciso Isa Conde en el corazón de los afectos

Historia de un incidente
En el año 1987, nuestro admirado dirigente comunista Narciso Isa Conde, con quien habíamos compartido luchas e ideales políticos, denunció al país una peligrosa trama para quitarle la vida.
Como siempre desde que ingresé a las filas del Partido Comunista Dominicano (PCD) en la década del 70 en Barahona, le ofrecí a Isa Conde los medios que dirigía en un acto de apoyo y solidaridad, pero la última entrevista que le hicimos al combativo líder izquierdista en el emisora RPQ Cadena Azul, por razones de seguridad la hizo por teléfono.
Al día siguiente, preocupado por la gravedad de la situación, nos apersonamos al local del PCD en la avenida Independencia con Delgado, a reiterarle respaldo al acosado y perseguido dirigente comunista y al notar la tardanza en recibirnos, cosa inusual conmigo, comenzó un episodio desagradable que pudo terminar en tragedia.
Narciso Isa Conde, encarado me pidió que lo acompañara en compañía de un espaldero a una pequeña habitación y ahí se inició un sorpresivo interrogatorio donde trató de vincularme a la criminal trama, lo que negué en forma enérgica y enfática.
A más de 30 años de ese desagradable incidente con el dirigente comunista que más hemos defendido y admirado, arribamos a la conclusión de que se trató de una equivocación, producto de una falsa información recibida por Isa Conde en un momento en que su vida corría realmente peligro, como ocurrió muchas veces en su caso.
A pesar de ese enojoso percance, Narciso Isa Conde sigue estando en el corazón de nuestros afectos y admiración, por su coherencia ideológica, verticalidad, patriotismo, por ser defensor de muchas de las mejores causas de la humanidad, y finalmente por aquellos viejos ideales compartidos en el glorioso Partido Comunista Dominicano (PCD), una verdadera escuela de formación política que parió intelectuales y luchadores tan destacados como el Ing. José Israel Cuello, para citar un solo ejemplo.