Narra peripecias para salir Líbano

http://hoy.com.do/image/article/105/460x390/0/5369BCE2-FF85-4DE9-8B8A-3C73B2303EE4.jpeg

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Un largo periplo que involucró Siria, Turquía y Francia tuvo que hacer Elvis Alam Lora para retornar a la República Dominicana, luego de salir de Beirut, la capital del Líbano que es bombardeada por Israel desde el 12 de julio de este año, en represalia por el secuestro de dos soldados de parte del grupo Hezbola, que pide el canje de prisioneros.

Este dominico-libanés que regresó la noche del miércoles 19, narra con dolor inocultable la desgracia que viven miles de libaneses y extranjeros, en ese país del Medio Oriente donde en estos momentos lo único seguro quizás sea la muerte.

A Alam le afecta la sangre derramada, pero también la pérdida de esperanza ante un mundo que, según sus palabras, se mantiene en silencio frente al genocidio.

“Es muy triste constatar que las potencias ven casi con indolencia cómo un gigante como Israel aplasta la infraestructura de un país pequeño, indefenso y hospitalario como es el Líbano, cómo se está atacando con saña los puentes, las carreteras, y cómo se aplica un bloqueo naval y aéreo en una nación de cuatro millones de habitantes.

“El Líbano es una gran prisión ahora, donde hay cientos de miles de turistas varados, entre esos alrededor de 25 dominicanos, y es increíble cómo el mundo se mantiene sin ningún tipo de reacción sobre lo que se está cometiendo allí, y mientras los grandes países dicen que las medidas que ha tomado Israel son un poco desmesuradas, no hacen nada para detener eso”.

Pero este ingeniero civil entiende que los que cometen los atropellos contra el Líbano conocen muy bien su historia, y saben que en situaciones similares o peores ha logrado levantarse. Alam permaneció en el Líbano alrededor de un mes, como parte de unas vacaciones que tomó en compañía de siete amigos dominico-libaneses. Todo marchaba bien hasta que una mañana escuchó, en el hotel donde se hospedada, el sonido de unos aviones que le hicieron presentir que algo grave estaba pasando en el país de sus ancestros.

Al momento de los bombardeos, el 12 de julio, él se encontraba en Yunes, una ciudad ubicada a 15 kilómetros de Beirut, donde nadie imaginaba que Israel se preparaba para atacar.

“La noche antes estábamos en el centro de Beirut, pero a las cinco de la mañana escuché el sonido de los aviones, que luego divisé desde la habitación del hotel y automáticamente pensé en que habría un ataque.

“Luego me confirmaron que habían empezado los bombardeos en  una zona musulmana shiíta de Beirut. Ese mismo día me puse en movimiento para salir porque entre los puntos de ataque estaba el aeropuerto”.

LA RUTA PARA SALIR

Al día siguiente Alam y sus acompañantes, entre estos una niña de once años hija de uno de sus amigos, se trasladaron a Biblos, al Norte de Beirut, donde viven unos argentinos-libanés que conoce. En ese momento le informaron que habían bombardeado la carretera hacia Damasco, para imposibilitar la salida de las personas.

“La vida seguía normal, parecía que vivíamos algo que estaba ocurriendo en otro mundo, no que estaba en nuestras puertas, y yo sabía que eso no iba a parar ahí porque he visitado 15 veces el Medio Oriente, conozco todos los países que lo conforman, a excepción de Israel”.

El viernes 14 decidieron salir del Líbano por la frontera Norte, a través de la ciudad de Trípoli, que colinda con Siria. Aunque no tenían visa siria, las autoridades de ese país les permitieron el paso a ellos y a miles de personas que escapaban también del Líbano.

Al cruzar a Siria se dirigieron hacia la ciudad de Hama y se hospedaron en un hotel, para él sumamente evocativo, denominado La Puerta del Oriente, al que llegaron a las tres de la madrugada del día 15.

“Hasta ese momento pensábamos que la ruta de escape sería Damasco, pero al haber tantas personas los vuelos estaban sobresaturados, y de hecho, los vuelos de Air France estaban pautados para mediados de Agosto…en ese momento cambié de opinión y propuse que cruzáramos la frontera de Turquía.”.

La ruta a seguir fue la ciudad de Alepo, que hace frontera con Turquía. En esa ciudad se dirigieron al consulado de Turquía y, previas gestiones telefónicas hechas con el cónsul de Turquía en República Dominicana, le dieron la visa de inmediato. Entonces partieron por tierra hacia el referido país, aunque tenían cierta aprehensión porque entre Siria y Turquía hay una zona que es una especie de tierra de nadie.

Luego pasaron por Antioquia, de ahí a Guetzarun, donde hay un aeropuerto doméstico, y desde este partieron a Estambul, el miércoles 19, desde donde viajaron a París y de allí a Santo Domingo.

UNA HISTORIA DE DOMINACION

Por su origen y porque le apasiona la historia del Líbano, Alam conoce la relación geopolítica de esa nación, y al tratar de explicar los porqués de la última invasión  israelí, expresó que lamentablemente a través de los siglos ese país ha sido dominado por muchas potencias.

Llegaron los hititas, los egipcios, los sumerios, acadios, romanos, griegos, los otomanos, los franceses y americanos, dijo Alam al destacar que todos han tratado de destruir al Líbano pero este siempre se levanta.

El interés por dominar a ese país se debe, según él, a que ocupa una posición geográfica estratégica y tiene muchos recursos naturales, y de hecho, le sobra el agua en una zona donde no hay.

“Pero en la situación presente, lo que ocurre es que Israel quiere obligar a que se cumpla con resolución 1559 de la ONU, que exigía la retirada de las fuerzas sirias, lo cual ocurrió, y el desarme de las milicias que existían en el Líbano, tales como Hezbola o Partido de Dios.

“Pero el Estado del Líbano no tenía los medios para desmantelar con la fuerza a Hezbola, aunque estaba conversando con él para lograr el desarme. Yo no apoyo ese grupo, pero como persona de origen libanés no puedo aceptar que por problemas de un grupo con un Estado se masacre a un pueblo completo”.

Con el secuestro de los dos soldados israelíes, manifestó, lo que quiere Israel es la aplicación de la resolución 1559, “pero las resoluciones que han tomado las Naciones Unidas en contra de Israel, como la devolución de todos los territorios ocupados, quién la implementa, que país va a invadir militarmente a Israel para que cumpla con las resoluciones de las Naciones Unidas.

Hezbola, aliado de Irán, es un grupo armado antiisraelí fundado en el Líbano en 1982, a raíz de la invasión israelí. Uno de sus objetivos es crear una república islámica, pero su ideología se centra en el fuerte sentimiento antiisraelí y antioccidental.

Uno de los atentados más sangriento que ha llevado a cabo fue el perpetrado en 1983 en Beirut, que provocó la muerte de 241 marines estadounidenses y 58 paracaidistas franceses.