Navidad light

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/8AF3EB59-18F1-4211-BDA3-FAEE90CF3A80.jpeg

Estar a dieta o padecer de diabetes no puede ser excusa para dejar de disfrutar de una exquisita cena navideña. La idea es sustituir algunos alimentos por otros con menos calorías. Aún hay tiempo suficiente para planificarse.

POR MIRFAK ROWLAND
Además del colorido y el ambiente festivo, la Navidad se caracteriza por la abundancia de comida. Ricas entradas, platos fuertes, postres y bebidas que incitan a saborearlas y llevan a muchas personas a romper su dieta, adquiriendo en tan sólo días esas “libritas de más” que “a duras penas”  fueron perdiendo.

Pero no es necesario eximirse de comer hasta el cansancio mientras los demás se dan el gusto de degustar hasta el último postre en la cena de Nochebuena o en la de Fin de Año.

Con la sustitución de algunos alimentos y bebidas por otros que también conforman la canasta navideña, pero que poseen menos calorías y grasas que los tradicionales, usted puede disfrutar de una cena navideña envidiable. Aún hay tiempo suficiente para planificarse.

Y mientras algunos pensarán que se están excediendo al comer tanto, usted comerá con la seguridad de que no engordará y con la ventaja de que consumirá alimentos mucho más saludables y nutritivos.

Estos alimentos también pueden ser consumidos por los diabéticos, quienes, como es lógico, tienden a limitarse en estas fechas para cuidar su salud. Pues ser diabético no significa que no se pueda disfrutar de una buena cena de Navidad en compañía de sus seres queridos. 

No sacrificar el paladar

En cuanto a las bebidas con alcohol, según especialistas en la web, como es el caso de los licores, contienen mucho azúcar, por lo que es recomendable beber una copa de sidra o cava. “Hay algunos licores de manzana y melocotón sin alcohol y sin azúcar; puede tomar una copita de éstos”.

Los refrescos recomendados son los que no contienen azúcar o light, y si consume cerveza, es preferible que también sea light.

Los expertos añaden que a veces nos sentimos tentados a saltar la merienda o la comida pensando en que la cena va a ser fuerte, “esto en los diabéticos es contraproducente, ya que afecta la curva de glucemia, es decir al equilibrio que el cuerpo debe mantener en los niveles de glucosa, por tanto, pueden consumir las comidas anteriores y al día siguiente unas más ligeras, pero no saltarlas”.

En cuanto a los alimentos más recomendados para esta ocasión, se encuentran los mejillones al vapor, a la plancha o enlatados al natural. Los huevos también pueden ser consumidos, pero con la salvedad de que hay que quitarles la yema y añadirles una cantidad de atún natural o tomate triturado.

El pan integral puede sustituir a la siempre presente telera, mientras que el pavo es la carne ideal debido a que tiene muy poca grasa, es sabrosa y nutritiva. Por lo tanto, olvídese del pollo o del cerdo y sustitúyalo por un exquisito pavo. La ternera asada también es una buena opción.

El arroz se recomienda que sea integral; puede encontrarse en diversos supermercados del país. El arroz navideño, compuesto por las frutas de la temporada, es aconsejable que se haga con este tipo de arroz.

Los langostinos cocidos, las berenjenas, las gambas a la sartén y el salmón también resultan muy saludables y apropiados.

Las ensaladas pueden ser elaboradas con todo tipo de verduras, pero hay que tomar en cuenta que las salsas, que son las que tienden a engordar de acuerdo a su composición, deben ser elaboradas con yogur, aceite de oliva, y si se va a usar vinagre, es preferible que sea balsámico.

Generalmente,  quienes hacen dieta -como los diabéticos- son “locos” con un postre o dulce. Para estas personas, los nutricionistas recomiendan la macedonia de frutas con una bola de helado de yogur sin azúcar, las manzanas asadas, espolvoreadas con canela y un chorrito de coñac, los batidos con leche desnatada, los turrones aptos para diabéticos y los dulces bajo en azúcar.