Negar asilo aumentaría hacinamiento migrantes

Pastor Aaron Mendes hands out documents to Migrants before the enter the immigration office on the Mexican side of the border, before they are escorted across to apply for asylum on the United States side, in Nuevo Laredo, Mexico, Wednesday, July 17, 2019. Asylum-seekers grappled to understand what a new U.S. policy that all but eliminates refugee claims by Central Americans and many others meant for their bids to find a better life in America amid a chaos of rumors, confusion and fear. (AP Photo/Marco Ugarte)

Una nueva política para negarle asilo a todo aquel que se presente en la frontera con México después de cruzar otro país amenaza con incrementar el hacinamiento en los ya de por si sobrepoblados centros federales de detención migratoria y áreas provisionales para detenidos.
Fotografías y videos de la visita del viernes del vicepresidente Mike Pence a McAllen, Texas, en las que se observa a hombres encaramados detrás de celdas de malla ciclónica permitieron echar el vistazo más reciente a las miserables condiciones de vida en las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus iniciales en inglés). Las mujeres están detenidas en tiendas más pequeñas.
La Patrulla Fronteriza mantuvo a 900 personas en un área con capacidad para 125 en El Paso, Texas, según el informe interno de un organismo de vigilancia del Departamento de Seguridad Nacional después de realizar una visita inesperada en mayo pasado. Los inspectores vieron a algunos detenidos parados sobre inodoros para poder respirar.
Los agentes dijeron que había personas que llevaban semanas encerradas en celdas sin espacio para sentarse o recostarse.