Negociadores del Gobierno van a Cuba para reunión sobre justicia con las FARC

El segundo jefe de las FARC y líder de los delegados de esa guerrilla, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", lee un comunicado de prensa antes, este 2 de agosto de 2015, en el Palacio de Convenciones de La Habana (Cuba). EFE
El segundo jefe de las FARC y líder de los delegados de esa guerrilla, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", lee un comunicado de prensa antes, este 2 de agosto de 2015, en el Palacio de Convenciones de La Habana (Cuba). EFE

Bogotá, Colombia. Los negociadores de paz del Gobierno colombiano viajaron hoy La Habana para mantener unas reuniones sobre el tema de justicia con las FARC fuera del ciclo normal de las negociaciones que se llevan a cabo en la capital cubana, informaron fuentes oficiales.

El anuncio lo hizo en su cuenta de Twitter el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien señaló que el “equipo negociador vuelve a La Habana con instrucciones precisas de continuar avanzando en el tema de justicia”.

Del equipo que viajó a la capital cubana hacen parte, entre otros, el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle; el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo; y los negociadores Frank Pearl y Óscar Naranjo, este último general retirado de la Policía, según una fotografía tomada dentro de un avión y divulgada por Santos.

Según fuentes oficiales, estas reuniones tienen carácter privado y son aparte del próximo ciclo de diálogos, que comenzará el 28 de septiembre y se prolongará hasta el 8 de octubre.

En el ciclo anterior, que terminó el 17 de este mes, los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) afirmaron que esa guerrilla está lista para “abordar y discutir” los procedimientos para el “tránsito de organización alzada en armas a movimiento político abierto”.

El jefe negociador de las FARC y número dos de ese grupo, alias “Iván Márquez” señaló entonces que las partes también están “a las puertas de un entendimiento” en el “decisivo” tema de justicia, que hasta ahora impedía que se pudiera cerrar el punto de la agenda sobre la reparación de las víctimas, en discusión desde hace más de un año.