Negocios mueven millones en lavado activos

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/675112DB-3742-4CE2-878A-0F47BDFA50D7.jpeg

SORANGE BATISTA
s.batista@hoy.com.do
El director general de Aduanas afirmó ayer que en el país hay negocios que son clásicos en el lavado de activos y mueven  cientos de millones de dólares.

Miguel Cocco explicó que aunque no tienen cuantificada la cantidad de dinero que se mueve por el citado delito “lo que yo podría señalar ahora son cuatro o cinco negocios que son clásicos (en el lavado)”, señaló el funcionario al firmar un acuerdo de cooperación con la Procuraduría General de la República, para combatir ese delito.

Expresó que esos negocios están bajo investigación y que la preocupación del procurador general, Radhamés Jiménez Peña es no dejar el caso en manos del olvido ni del ocultamiento y por ello la firma del convenio entre  ambas instituciones.

 El director de Aduanas dijo que con el acuerdo pretenden darle instrumentos a la Procuraduría para evaluar las fosas de concentración de dinero que en la República Dominicana  son “a todas luces alarmantes”.

Más de RD$60 millones en este año. Cocco precisó que en lo que va de año la institución a su cargo ha decomisado más de RD$60 millones  y el año pasado la suma llegó a RD$120 millones “y se nos fue mucha gente”, señaló al referir que no todos los casos fueron detectados.

Transacciones electrónicas. El titular de Aduanas explicó además que el lavado de activos, que  a su juicio ha alcanzado manifestaciones inéditas en el país, cuenta con avances tecnológicos que facilitan el accionar de los que incurren en el delito previsto y sancionado por la Ley 72-02.

  “No todo el dinero entra físicamente, mucho dinero entra por transacciones electrónicas y ahí es que la Procuraduría juega un papel de primer orden”, aclaró Cocco.

El funcionario sostuvo que la vía  electrónica muchas veces  no deja rastros, por lo que insistió en dar seguimiento a  cada uno de los casos.

Precisó que Aduanas proporcionará todas las informaciones  que disponga a la Procuraduría  a fin  que este organismo dé seguimiento oportuno  y pueda establecer la procedencia del dinero y la red por las cuales atraviesa para su lavado.

Además del intercambio de informaciones,  el acuerdo establece la creación de programas de capacitación destinados a formar el personal de ambas entidades para enfrentar ese delito.