Negritud andina

Entre los grandes autores latinoamericanos de ascendencia africana está el ecuatoriano Nelson Estupiñán Bass. Oriundo de Súa, provincia de Esmeraldas. Estupiñán Bass tenía la creencia de que “la novela, como obra literaria, es una forma peculiar de lenguaje. Obra hecha para comunicar experiencias humanas y hecha, sobre todo, para provocar una experiencia estética inefable”, de ahí su apego a las “leyendas, mitos y antiguos comportamientos ancestrales mágicos”. Por eso sus novelas están llenas de personajes afro/ecuatorianos controversiales y cargadas de una humanidad que transciende los linderos de la existencia.

El crítico literario afro/norteamericano, Richard Jackson, considera que Nelson Estupiñán Bass es uno de los autores hispanoamericanos que ha producido una de la obra más extensa y fundamental. Su fecunda producción literaria comprende: – “Cuando los Guayacanes Florecían”, novela histórica con una estructura mística e ideológica, publicada por primera vez en 1954.- “El Paraíso”, novela social que trata sobre la corrupción política que consume la provincia de Esmeraldas, publicada en 1958. “El Ultimo Río”, novela que sale a la luz en 1966, mostrando “la preocupación de Nelson Estupiñán Bass por los aspectos técnicos de la creación literaria”. En esta obra el negro no asume su identidad propia, tratando de asumirse europeo hasta descubrir las miserias encerradas en los plantamientos espirituales del europeo centrismo. “Senderos Brillantes”, novela publicada en 1974 y que, según el profesor Henry Richard, sirve para situar a Nelson Estupiñán Bass “entre los escritores más hábiles de la ficción post-moderna”. “Las Puertas del Verano”, publicada por la Casa de la Cultura Ecuatoriana en 1978, esta novela está dentro de la ficción metafísica que tanto gusta en el ámbito latinoamericano. “Toque de Queda”, publicada en 1978 y que como su título implica es una obra dramática de los acontecimientos alrededor de un toque de queda tradicional. “Bajo el Cielo Nublado”, editada por la Casa de Cultura Ecuatoriana en 1981, es la séptima novela de Nelson Estupiñán Bass. En 1992, la Editora Nacional de Ecuador edita “El Crepúsculo”, novela cuya lectura produce la sensación de un narrador que fluye sin dificultad, como si los personajes estuviesen construidos antes que sus historias.

Nelson Estupiñán Bass fue, además de novelista, autor de los poemarios: “Cantos Negros de la Luz”, “Timarán y Cuabú”, “Las Huellas Digitales”, “Las Tres Carabelas”, “El Desempate”, y “Las Dos Caras de la Palabra”, entre otros. Sus Ensayos, aparecidos en los diarios ecuatorianos e internaciones, han sido editados en forma de libros tales como: “El Poker de la Patria”, “Duelo de Gigantes”, Al Norte de Dios”, “Desde el Balcón Volado” y otros.

Estupiñán Bass fue un escritor para quien “la cultura popular entrañaba una gran sabiduría, con ella nos fue descifrando un pensamiento auténtico, que camina por las calles, los montes, los barrios y los campos. Por los labios y los corazones de aquello hombres y mujeres que sufren y se desgarran cotidianamente frente al poder perverso corrupto y corruptor”.

En una entrevista en 1998 el esmeraldeño nacido en 1912 nos dijo, como cualquier hombre o mujer de ascendencia africana en nuestra América, que “durante el día son pocos los que en la ciudad levantan los ojos para verme, hay quienes me miran sin intención de hacerlo, cuando cruzan los aviones que vienen o van. A veces, en los días de lluvia, para saber si lloverá seguidamente o no, me atisban por instantes. Generalmente los urbanos viven despreocupados de mi parecen olvidados de que existo, más bien en los alrededores me brindan atención; así, los carboneros del Amendral, los pescadores de Las Palmas, y los marinos de los barcos me observan antes de iniciar sus faenas. Creo que si los esmeraldeños alzaran sus ojos para verme, se sentirían menos apegados a las cosas mundanas y serían mejores en todo sentido”. Porque en las vivencias de Esmeraldas él sintió los olores de negritud bajo los picos iluminados de Los Andes.