Negro Veras, alcalde de Santiago

Ramón Antonio Veras, más conocido como Negro Veras, compañero del suscrito en los tres primeros años en que intenté estudiar leyes en la entonces rugiente UASD de 1962, es mi candidato idóneo para desempeñar la alcaldía de Santiago de los Caballeros, el Primer Santiago de América.

Abogado notable, escritor luminoso, principista en sus rectilíneos conceptos en el variopinto accionar que nos jalonan a todos, Negro Veras ha publicado en La Información diseños para Santiago de los Caballeros, enfrenta con éxitos los retos que cuestionan su difícil hoy.

Negro Veras fue la persona que me convidó concertar encuentros con el entonces candidato presidencial doctor Salvador Jorge Blanco, porque conociéndolo, sabía de fallas básicas en un político, como en un comunicador, que es no solo no tener miedo, sino saberlo esconder, como resultó al final de su triste debutar en la política, cuando el presidente Joaquín Balaguer anímicamente lo aplastó.

El Presidente del Plan Regulador de Santiago de los Caballeros, Reynaldo Peguero Gómez, hijo distinguido del maestro de costura de su mismo nombre y su esposa Margot, sobrina de Manuel Valdez, hija de Foro Gómez, en cuya casita de Otra Banda mi papá me llevaba frecuentes domingos, a quien no tengo el honor de conocer,  ponderó la preocupación de Negro Veras por los retos de su patria chica, en su entrega a La Información del 21 de marzo último.

Propongo y me suscribo a un accionar exento de vinculaciones políticas partidarias, para aupar a Negro Veras como alcalde de la patria chica que los dos amamos con delirio, con la plena convicción de que los apremios troncales del entonces entorno aldeano que nos vio nacer, hoy pujante urbe, Negro Veras sabrá superarlos con su gran talento, acrisolada honestidad y patriotismo.