Negro con Lagerfeld, ligero
y ultrasensual con Cortázar

http://hoy.com.do/image/article/146/460x390/0/6C05241C-F223-42EC-9CD5-0E49C447D47C.jpeg

PARÍS.  EFE. El invierno 2009 se vistió  de negro, marino, gris y plata para ofrecer una silueta entallada de hombros levemente “abullonados” y elegancia infalible en la mujer Karl Lagerfeld, y hacerse ultrasensual y ligera con el modisto de origen colombiano Esteban Cortázar, quien debutó en Ungaro y en París. El precoz y jovencísimo Cortázar, que a sus 23 años cuenta entre sus clientas a celebridades internacionales como Eva Longoria, inundó su primera pasarela parisiense de una feminidad “que quiso “asumida, sensual y fascinante”.

   En busca de ese “resplandor interior” que toda mujer Ungaro puede tener, encarnación de “un entusiasmo apasionado por la vida”, la belleza pasará el invierno que viene por el gris muy claro, en punto, tul y tejidos fluidos y vaporosos.    Pantalones piratas, bombachos o rectos; faldas cortas o largas, drapeadas a menudo con efectos cortina; vestidos túnica asimétricos y jerséis escotados con piezas y elementos decorativos superpuestos, fueron algunas de sus constantes. A menudo monocolores o bicolores, dominados por el gris, más raramente por el rosa, sus conjuntos serán también estampados. 

Zoom

Azul y negro

Devoción

Pese al frío, o porque ya en la era global las temporadas no existen en realidad, los vestidos negros, largos hasta los tobillos, no tendrán mangas.    De noche, las grandes ocasiones serán de plata y brillarán bordadas de lentejuelas.    Como ya había hecho saber el maestro, siente en estos momentos cierta “debilidad” por el azul marino, el  negro y el gris.