Netanyahu: “Israel tendrá partes de Cisjordania para siempre”

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/B3981A90-4038-48F9-A960-FD8AAA5A8821.jpeg

JERUSALEN
 AP
. El primer ministro israelí declaró hoy, lunes, que su país retendrá partes de Cisjordania para siempre, una declaración que indignó a los palestinos y complicará la misión de paz de un enviado estadounidense. 

Benjamin Netanyahu hizo su afirmación horas antes de reunirse con George Mitchell, el enviado del gobierno de Barack Obama al Oriente Medio.

 Mitchell ha estado viajando entre Israel y los territorios palestinos desde la semana pasada con la esperanza de superar un estancamiento en torno a la construcción de asentamientos israelíes.  “Nuestro mensaje es claro: Estamos plantando aquí, permaneceremos aquí, construiremos aquí. Este lugar será parte inseparable del estado de Israel para la eternidad”, proclamó Netanyahu durante una ceremonia donde se plantaron árboles para celebrar el día el árbol en un asentamiento al sur de Jerusalén. 

La participación del primer ministro en las ceremonias en dos asentamientos en Cisjordania fue un aparente intento por tranquilizar a los colonos judíos, que se oponen vehementemente a su decisión —tomada bajo intensa presión de Estados Unidos— de reducir el ritmo de la construcción en Cisjordania.  Ambos asentamientos están en áreas que Israel quiere retener en cualquier acuerdo definitivo con los palestinos.  Nabil Abu Rdneh, asistente de Abbas, dijo que la posición de Netanyahu socava las perspectivas de paz.  “Este es un acto inaceptable que destruye todos los esfuerzos efectuados por el senador Mitchell para traer de regreso a las partes a la mesa de negociación”, afirmó.

Problema histórico

Los palestinos reclaman toda Cisjordania y el este de Jerusalén, capturado por Israel en 1967, para un futuro estado independiente y sostienen que los asentamientos atentan contra este objetivo. Han rechazado reanudar gestiones de paz hasta que cese toda la construcción en los asentamientos, algo a lo que Netanyahu se niega. Estados Unidos sigue intentando equilibrar la balanza.