No anda bien la legitimación de actos policiales

No anda bien la legitimación de actos policiales

No anda bien la legitimación de actos policiales. Está fuera de duda que toda dirección de un cuerpo tan prioritariamente ocupado de la seguridad ciudadana debe interactuar sin pausas con sectores sociales y de manera más insoslayable, con medios periodísticos que hacen posible la comunicación entre la sociedad y la llamada fuerza del orden.

Una entidad en medio de cuestionamientos mayores pero que no está impedida de usar sus armas de fuego ni privar de libertad a ciudadanos, incluyendo las malas maneras que puede seguir aplicando a personas puestas bajo sospecha a veces con arbitrariedad también.

Los abusos atribuidos a agentes policiales no han cesado mientras la opción de confrontar con preguntas a los superiores de los supuestos autores de atropellos está anulada por mando de silencio del poder civil inmediato.

Le invitamos a leer: Este es «el gran problema» en los centros penitenciarios de RD, según un informe

La mordaza fue aplicada sin previo anuncio, sin explicación válida y mediante una burda sustitución en el momento en que el general Eduardo Alberto Then debía asistir, por respeto al primer poder del Estado, a una entrevista no vinculante con diputados del comité que tiene que ver con sus funciones.

Vista la permanencia del mutismo en que está sumido el comandante de la protección de vidas y bienes del país, el mandato del alto funcionario ministerial que lo enmudece tiene el virtual efecto de una desautorización a mantener a la Policía articulada con la ciudadanía, sin que hayan cesado las denuncias de incidentes.

Está creada una desconexión contraria a la transparente reforma puesta en agenda.

Publicaciones Relacionadas