“No” francés se lleva de encuentro el primer Ministro

PARIS, Mayo 31 (AFP) – El presidente francés Jacques Chirac nombró primer ministro el martes a Dominique de Villepin, actual titular de Interior, en sustitución de Jean Pierre Raffarin, dos días después del referéndum en que el país rechazó la Constitución Europea.

Dominique de Villepin, de 51 años, pertenece al círculo de políticos de confianza de Chirac y adquirió una gran popularidad en 2003 cuando era ministro de Relaciones Exteriores en el momento en que Francia se opuso a la ofensiva militar en Irak.

La anunciada dimisión de Raffarin, primer ministro desde 2002 y tremendamente impopular desde hacía meses, fue la primera gran consecuencia del ‘no’ francés al Tratado Constitucional europeo en el referéndum celebrado el domingo.

Debilitado por esta consulta popular, Chirac optó por la continuidad a la hora de escoger un nuevo primer ministro, con el fin de conservar una posición cómoda y un margen de maniobra suficiente en los casi dos años que le quedan de mandato.

Sin embargo, los partidarios del ‘no’ a la Constitución consideraron que el nombramiento de Villepin, un político conservador con aire de noble y poco conocimiento de la Francia ‘profunda’, no responde a las expectativas de los ciudadanos, que desean una política más social.

Pero para Chirac, Villepin es su último as en la manga para hacer frente a su gran rival, Nicolas Sarkozy, presidente de la UMP, el gran partido de derecha al que también pertenece el presidente, que era también uno de los favoritos para el cargo de primer ministro.

Según fuentes fidedignas, Sarkozy podría sustituir a De Villepin en Interior, un puesto que ya ocupó entre 2002 y 2004.

El nuevo líder de la derecha, rival personal de Chirac pese a pertenecer al mismo partido, seguiría siendo presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) y número dos del gobierno en la práctica, lo cual alimenta su ambición de presentarse a la presidencia en 2007.

La composición del nuevo gobierno del primer ministro se dará a conocer de forma oficial probablemente el miércoles.

Antes de abandonar definitivamente el palacio de Matignon, residencia del jefe de gobierno en Francia, Raffarin aseguró el martes en un breve discurso que “apoyará con toda su fuerza” a Villepin.

El ex primer ministro aseguró que estaba orgulloso de las decisiones tomadas durante los tres años que pasó al frente del gobierno y que su decisión de dimitir era “independiente” del resultado del referéndum.

Sin embargo, Raffarin no consiguió llevar a cabo su mayor prioridad de gobierno: reducir el desempleo en el país, uno de los más altos de Europa, que sigue afectando a más del 10% de la población activa, según cifras divulgadas el martes.