No permitirá tortura en cárceles

http://hoy.com.do/image/article/20/460x390/0/11EF4E4E-9ED4-46D8-A895-53D5181F12D3.jpeg

NAJAYO, San Cristóbal.- El procurador general de la República, Víctor Céspedes Martínez, advirtió ayer a los policías y militares que custodian las cárceles que “no permitirᔠque los reos sean torturados por alegado mal comportamiento.

Céspedes Martínez, quien visitó la cárcel de este poblado, donde varios reclusos denunciaron haber sido torturados, dijo que el método de golpear a los presos para “ponerlos en cintura” pertenece al pasado, puesto que prefiere otros mecanismos para mantener el orden en esos recintos.

Aseguró que en las cárceles no existen centros de torturas y exhortó a los alcaides y reclusos, a denunciar de manera responsable cualquier acción abusiva de los custodias.

“Tan pronto conocimos la denuncia, iniciamos una investigación y ahora hemos visitado la cárcel de manera personal para verificar, si en realidad, algún custodia ha maltratado a reclusos”, precisó Céspedes Martínez.

El funcionario manifestó que hay métodos que se utilizan para corregir la actitud de algún preso que se encuentre rebelde.

“Nuestro trabajo es corregir cualquier malestar de los reclusos que se encuentren rebeldes, pero no mediante torturas”, indicó.

El oficial ejecutivo del recinto, teniente coronel Julián Suero Cordero (La Cobra), procuró que el doctor Céspedes Martínez conversara con los reclusos y le preguntará si habían sido golpeados.

“Magistrado, tengo familia y no quiero que se diga que golpeo personas, por eso quiero que se investigue esta situación”, expresó el coronel Suero Cordero al procurador general en una conversación personal.

Durante la visita a Najayo, Céspedes Martínez les pidió a cientos de presos que expresaran alguna queja sobre la acción de los custodias, pero nadie dijo haber sido golpeado.

No fue posible comprobar la denuncia de torturas hecha por algunos presos a través de llamadas telefónicas.

[b]PRESOS ENFERMOS[/b]

El procurador general aprovechó la visita a Najayo para confeccionar una lista con todos los presos enfermos y decidir, luego de estudios, si merecen ser excarcelados o recluidos en centros de salud.

Más de 20 reclusos se autodefinieron como tuberculosos y sidosos y dijeron que no soportan un día más en la prisión, por lo que Céspedes Martínez dispuso su inmediata evaluación.

“Todos los presos enfermos tendrán que ubicarse en un lugar adecuado, ya sea en sus casas o centros de salud”, dijo el magistrado.

Explicó que se ha propuesto evitar que presos enfermos mueran en las cárceles por falta de atención médica.