No romper la relación que debe
haber entre éxito y trabajo

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/03CCF19F-4544-488D-807A-B8F2D3B3F325.jpeg

El empresario José Luis Corripio exhortó a los jóvenes dominicanos a “no   romper  la conexión y el equilibrio que debe haber entre el éxito económico y el esfuerzo o el  trabajo”.

En una exposición sobre “la clave del éxito del Grupo Empresarial Corripio” que hizo en el XI Congreso Académico-Empresarial celebrado este fin de semana, con los auspicios de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), Corripio señaló que  “la inteligencia y el sacrificio se han desconectado bastante del éxito, y que eso ha entorpecido  el desarrollo armónico del mundo entero”.

Dijo que hay muchas teorías económicas, cuyo funcionamiento depende de las circunstancias, y citó  la experiencia reciente de  los grandes expertos en Wall Street   con las hipotecas “subprime”,  que  “han llevado casi a la quiebra a una infinidad de bancos extremadamente solventes y dirigidos por profesionales de extremada calificación intelectual”.

Explicó Corripio que el tipo de éxito que han tenido las empresas de su familia toma mucho tiempo y  “se obtiene subiendo la montaña por el lado agreste”.

Explicó que a diferencia del éxito que se obtiene de manera cómoda y fácil, el éxito en que él cree “cuesta trabajo, toma más tiempo, pero es seguro, y el otro es más inseguro porque puede ser transitorio y efímero, al no tener  las raíces de sustentación de un árbol bien plantado”.

Recordó que a su llegada al país  en el año 1921, su padre, don Manuel Corripio, lo que hizo hasta su muerte “fue trabajar de manera constante y vehemente, en una forma inusual hoy en día, normal para muchos en aquella época”.  Con el trabajo constante y vehemente, su familia descubrió  que el trabajo era una una forma divertida de vivir,   contrario a lo que  dice un  popular merengue dominicano, “que Dios hizo el trabajo como  castigo”.

Explicó que su familia aprendió otras cosas importantes para el éxito, entre ellas el valor del cumplimiento.

Como ejemplo, señaló que a raíz de los daños provocados por el ciclón San Zenón, en los años 30 del siglo pasado,  el Royal Bank of Canada les ofreció a su padre y su tío reducirle a la mitad una deuda de 30 mil dólares, ya que a causa de los daños causados por el fenómeno atmosférico, la mayoría de las empresas habían quebrado.

“Pero lejos de aceptar la oferta, renunciaron a ella, y en cambio redoblaron el trabajo y  en dos años lograron pagar  esa deuda”, lo cual está como un hito de cumplimiento, que después les abrió los campos para futuras negociaciones con en el Banco”.

Dijo que el hecho  deja una primera  moraleja, y es “cumplir   los compromisos escritos y verbales es una cualidad humana y es, además, un buen negocio para todo el mundo”.

Dijo que durante los treinta años de la dictadura los integrantes de su  familia se manejaron sin  ser trujillistas ni anti-trujillistas, sino como  empresarios, y subsistieron en esa condición “sin mucha ostentación, lo cual es también otra lección, pues la ostentación es una adversidad para muchos que tienen dinero”.

Agregó que después de la dictadura siguieron  “haciendo negocios todos los días, y lejos de preocuparnos por hacer un gran negocio un día  con el Estado  o  hacer una gran contrata. o algo así con cualquiera de los gobiernos, nosotros nos hemos preocupado durante toda la vida de trabajar y hacer lo correcto  todos los días”. Corripio dijo que  “si aquí todo el mundo hiciese siempre  lo correcto, este país andaría bien, sin necesidad de muchos consejos”. “Y al hacer todos los días un buen negocio a pequeña escala, nunca  no paramos a esperar a sacarnos la lotería, ni nos paramos a esperar que llegará un negocio de oportunidad único para hacer un gran ingreso a nuestro beneficio. Todos los días hacíamos un pequeño buen negocio,  y la labor de la hormiga y la abeja funciona de esa manera. No hay nada más poderoso que la constancia”, expresó.

 “La constancia es quizás una de las fuerzas más grandes del universo, que me ha enseñado a mí a suponer que la inteligencia va después de la constancia en la consecución del éxito”, expresó Corripio.

Dijo que otra de las ventajas de su familia,  es la de que su  padre a los 13 años, cuando empezó a trabajar, ya sabía lo que iba hacer  de  su vida.

Advirtió que “es peligroso para la gente joven estar ambiguamente esperando qué van hacer con su vida  y que les coja la noche.

 Agregó  que  “la gente joven que decide qué va hacer con su vida, ya tarde, a los 25, 30 o más años,  le cogió la noche, y no hay forma alguna para que se destaque”.

Además, destacó que su familia siempre ha tenido  “los dos pies dentro de la República Dominicana todo el tiempo”.

 No obstante, dijo que lo primero es que su familia ha  tenido es “el apoyo y   la suerte de la protección de la divina providencia”. “Es un error que comete mucha gente de creer que todo lo que tiene se lo ganó.  Nosotros nunca hemos creído que todo lo que tenemos nos los ganamos ni porque trabajemos mucho ni  porque uno haya sido más o menos despierto o hábil para los negocios”. Y agregó: “hay mucha gente que tiene esas cualidades y no tiene el éxito económico. La divina providencia nos ha ayudado en los momentos en que se puede desviar la vida para mantener la uniformidad de nuestro trayecto y nuestro propósito”, expresó.

Se deben reinvertir los beneficios

El empresario  José L. Corripio destacó la importancia que tiene cómo se capitaliza una empresa.”Muchas personas se capitalizan endeudándose más de  la cuenta, olvidándose de dos cosas. Lo primero es que no hay deuda que no se venza y lo segundo es que no hay deuda que no haya que pagar al final”.

También consideró un error  que un dueño de una empresa retire  los beneficios para su propia utilidad personal fuera del negocio.

  Dijo que contrario a ese proceder, su familia ha  reinvertido los beneficios en todas las empresas.

“Una forma de nosotros reinvertir era sacando lo indispensable para vivir decentemente, sin ningún tipo de lujo a destiempo”, agregó.

También favoreció que lo que definió como la pobreza artificial inducida, o sea,   que “aunque uno sea rico, debe analizar exactamente cuántas cosas le sobran, innecesarias, inoportunas o perjudiciales, porque para uno vivir no se necesita absolutamente todo lo que uno cree mentalmente que le hace falta”.

Dijo que el dinero debe gastarse “en función del esfuerzo que ocasionó ganárselo, cosa que no sucede cuando  se gana sin ese verdadero esfuerzo”.

También dijo que a veces ser el segundo puede resultar conveniente,  porque realmente uno siente la protección del que está delante de uno. Dijo qué exito del grupo ha sido posible por la colaboración de más de 100 funcionarios con más de 20 años de servicio, así como la de  más de 9 mil empleados.

1.  Trabajo

Buscar el éxito a través del trabajo, no por la vía fácil y cómoda.

2.  Meta

Decidir temprano lo que uno va a hacer con su vida

3.  Constancia

“La constancia es quizás  una de las más grandes fuerzas del universo”.

4.  Cumplimiento

Cumplir, además de ser una cualidad humana, es un buen negocio.

5.  Ostentación

Vivir sin ostentación.

6.  Familia

La unidad familiar es clave para el éxito.

7.  Reinvertir

No destinar al gasto personal los beneficios de la empresa, sino reinvertirlo.

8.  Constancia

El éxito de un negocio es el resultado de un esfuerzo que hay que hacer todos los días.

9.  El país

Su familia ha tenido los dos pies dentro de la República Dominicana todo el tiempo.

10.  La providencia

Es un error creer que todo lo que se tiene uno se lo ha ganado.