Noboa y Correa agotan últimos cartuchos

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/CE244131-626E-45A1-A525-B05EE78AAB63.jpeg

QUITO (AFP).- El millonario Alvaro Noboa y el izquierdista Rafael Correa cerraron ayer, jueves, la campaña para el balotaje presidencial del domingo en Ecuador con ataques y acusaciones cruzadas con las que intentaron atraer el voto de los indecisos en un ambiente altamente polarizado.

Noboa, el hombre más rico de Ecuador y aliado de Estados Unidos, se concentró en su fortín político de Guayaquil (suroeste) y desde allí advirtió que un triunfo del izquierdista convertiría al país en “otra Cuba” y desataría una “guerra civil que terminaría en derrocamiento”.

Correa “está rodeado de figuras que van a tirar a matar a la empresa privada y a estatizar todo, para convertirnos en una Cuba más. Todos son de extrema izquierda”, dijo Noboa antes de salir al encuentro de sus simpatizantes en una  caravana motorizada.

El magnate bananero pidió el voto de los indecisos” para que no haya inestabilidad, ni más golpes de Estado”. Un reciente sondeo de la empresa Cedatos-Gallup reveló un empate técnico entre los dos aspirantes, con un 22% de indecisos.

Correa -simpatizante del presidente venezolano Hugo Chávez y a quien su rival tacha de “Diablo comunista”- también invocó el apoyo de quienes aún no se definen, “para impedir que Ecuador se convierta en una hacienda” de Noboa.

“Hago un llamado a los indecisos a decidir su voto. Hay demasiado en juego: seguir teniendo patria o convertirnos en una hacienda del hombre más rico de Ecuador”, señaló al canal Ecuavisa. El aspirante por Alianza País indicó que su campaña redobló los esfuerzos para “evitar un fraude” como el que, según él, se produjo en la primera vuelta del 15 de octubre, cuando quedó por debajo del millonario en el escrutinio oficial.

“Sin embargo, es labor de toda la ciudadanía cuidar su voto. Estamos gestionando un número anticorrupción para que los electores puedan denunciar inmediatamente irregularidades”, comentó.

Asimismo, señaló coincidencias entre las campañas electorales de Ecuador y México, donde el aspirante perdedor promueve un gobierno paralelo alegando fraude, y llamó a evitar esa situación en el balotaje.

“Hay sorprendentes coincidencias entre el caso mexicano y lo que pasó en la primera vuelta del 15 de octubre (cuando denunció fraude)”, así como “con lo que presumimos se va a querer hacer en la segunda vuelta”, advirtió Correa a la prensa extranjera.

La misión observadora de la OEA aseguró que las mediciones pronostican “un final incierto” y abogó por que los votantes “esperen tranquilamente en sus casas los resultados”.

“Tenemos un resultado incierto porque hay un 20% de indecisos en todas las encuestas que he visto y por tanto eso coloca un signo de interrogación respecto a cual va a ser el final”, afirmó el ex senador chileno José Viera, miembro de la delegación.

Concluidos los mítines, los candidatos deberán por disposición de la ley suspender el proselitismo hasta el domingo, cuando 9,2 millones de electores deberán volver obligatoriamente a las urnas para elegir mandatario tras una década de inestabilidad política.

En los últimos días de campaña, los contendientes en el balotaje intercambiaron insultos y acusaciones, al tiempo que recalcaron sus diferencias.

Noboa, aspirante por el Partido Renovador Institucional Acción Nacional (Prian), ofreció implantar el libre comercio con Estados Unidos y atraer la inversión extranjera con la reducción del impuesto a la renta.

A su vez, Correa se comprometió a integrar a Ecuador al eje “del nuevo socialismo latinoamericano” mediante el fortalecimiento del Estado, a revisar los contratos con las multinacionales, e insistió en su negativa a suscribir un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Washington.