Noche Larga de los Museos, todo un éxito

Este sábado 23, catorce museos y espacios culturales, distribuidos en la Ciudad Colonial, La Romana, Higüey y Santiago, abrieron sus puertas para ofrecer al público una variada programación con un estilo vanguardista y mágico.

La apertura formal del evento tuvo lugar en el Museo Virreinal Alcázar de Colón, donde el Ministro de Cultura encabezó el acto, acompañado de Ana María Conde, directora general de Museos; Luis Brea Franco, coordinador del Viceministerio de Patrimonio Cultural; Raysa Astacio, directora del Museo Alcázar de Colón; Milagros Caamaño Deñó, directora de la Fortaleza de Santo Domingo; Eva Camilo, directora del Centro Cultural de las Telecomunicaciones; Ana Yee, directora del Museo de las Casas Reales; Edis Sánchez, director de Dinafolk; María Elena Ditrén, directora del Museo de Arte Moderno; el coronel José Jiménez Pérez, director del Museo Casa del Tostado, y Manuel Campora, director del  Museo Trampolín. Rodríguez pronunció unas breves palabras de bienvenida y dio paso a los directores de los museos participantes, quienes explicaron al público el programa a desarrollar hasta las  12 de la medianoche.

Desde las nueve de la mañana, los museos participantes iniciaron sus respectivos programas para brindarles a niños, jóvenes y adultos una opción cultural y mostrar las riquezas patrimoniales que componen sus muestras permanentes, según explicaron los directores de museos presentes en la apertura formal.

ZOOM

Fundación Testimonio

Centenares de personas de distintas edades, con obvia inclinación por la lectura de temas culturales y sobre todo historia dominicana, visitaron la sede de la Fundación Testimonio durante la tarde y las primeras horas de la noche del sábado. La apertura de una librería con amplia existencia de obras de autores dominicanos se ha convertido en un atractivo incluso para los turistas extranjeros que pasean por la Ciudad Colonial. La inusitada concurrencia se produjo con motivo de “La noche larga de los museos”, iniciativa acogida colectivamente. El visitante puede observar reliquias de la lucha antitrujillista, como el llamado “cepillo”, automóvil VW alemán utilizado por el Servicio de Inteligencia Militar  para apresar a los opositores a la tiranía y conducirlos a los centros de torturas.