Nollywood da el salto ‘a la fama’ internacional de mano de Netflix

FILE - In this July 20, 2010 file photo, a person uses Netflix in Palo Alto, Calif. Netflix is tapping into six new markets on Monday hoping to gain hundred thousand new subscribers and balance out the billions spent on entertainment content each year. Their presence is welcome in most European countries, but in France Netflix is facing government-imposed regulatory hurdles and pressure from established local competitors. (AP Photo/Paul Sakuma, File)
FILE - In this July 20, 2010 file photo, a person uses Netflix in Palo Alto, Calif. Netflix is tapping into six new markets on Monday hoping to gain hundred thousand new subscribers and balance out the billions spent on entertainment content each year. Their presence is welcome in most European countries, but in France Netflix is facing government-imposed regulatory hurdles and pressure from established local competitors. (AP Photo/Paul Sakuma, File)

En diciembre de 2018, el estudio nigeriano EbonyLife Films estrenó Chief Daddy, una película sobre un excéntrico multimillonario que muere repentinamente, desatando una pelea familiar por su herencia. La cinta fue un éxito inmediato entre el público de Nigeria. Al cierre del mes, se había convertido en el estreno en cines más popular del país.
No hace mucho, el ciclo de vida económico de Chief Daddy hubiera terminado allí. Nollywood, el apodo que recibe la robusta industria cinematográfica de Nigeria, siempre se ha visto menoscabada por la piratería. Por años, los aluviones de reproducciones ilícitas han malogrado los prometedores esfuerzos de los cineastas, reduciendo los beneficios potenciales en taquilla y dificultando la captación de fondos para producir nuevas películas.
Pero en la primavera de 2019, los creadores de Chief Daddy lograron rentabilizar una nueva ventana de oportunidad, esta vez en línea. EbonyLife vendió los derechos de difusión internacional de la película a Netflix, por una suma no revelada.
En marzo, el servicio de streaming puso la película a disposición de 149 millones de clientes en 190 países, la mayoría de ellos fuera del alcance de esos DVD piratas.
“Como continente, África ha permanecido creativamente silenciosa durante siglos, nuestras historias rara vez se cuentan más allá de nuestras familias y comunidades y, a menudo, desde la perspectiva de alguien que nos observa”, señala Mo Abudu, directora ejecutiva de EbonyLife.
El streaming tiene el potencial de mejorar esa dinámica e introducir las películas nigerianas en un mercado más amplio. “Es una buena oportunidad para que se inyecte más capital en Nollywood”, dice.
Netflix lanzó por primera vez su servicio en África en 2016. Desde entonces, el gigante del streaming ha incrementado su inversión en producciones en ese continente.
En septiembre pasado, Netflix adquirió su primera película original de Nollywood, Lionheart, un drama sobre una mujer que incursiona en la industria del transporte, predominantemente masculina, cuando su padre se enferma.
Netflix anunció en abril su primera serie animada africana, Mama K’s Team 4, una historia futurista sobre cuatro adolescentes en Zambia reclutadas por un exagente secreto para salvar al mundo. La producción corre a cargo de Triggerfish Animation, un estudio en Sudáfrica. Sin revelar cuántos suscriptores tiene Netflix en África, un portavoz indicó que están produciendo otras películas y series africanas.
Estas son buenas noticias para Nollywood, que desde sus albores en la década de 1990 se ha convertido en una fuente prometedora de crecimiento dentro de la economía nigeriana. Según un informe de 2017 de PricewaterhouseCoopers LLP, Nollywood es el segundo mayor productor de películas del mundo, solo detrás de Bollywood en India.
El sector de las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, donde Nollywood es una parte importante, generó 664 millones de dólares en 2016 y se proyecta que continúe creciendo. Según estima la Junta Nacional Reguladora de Cine y Video de Nigeria, el número de películas de África Occidental estrenadas anualmente entre 2015 y 2017 se duplicó con creces, totalizando 87.
En el pasado, las películas de Nollywood se consumían mucho en África y rara vez salían del continente. Pero los impulsores de la industria señalan el éxito reciente de varias películas occidentales (incluida Black Panther de Disney, que recaudó mil 300 millones de dólares a nivel mundial.
Viaje a Francia
En mayo, los principales productores, cineastas y ejecutivos de Nollywood viajaron a Francia para el primer Pavillon Afriques del Festival de Cannes, una serie de sesiones y proyecciones que resaltan las oportunidades y desafíos que enfrentan los realizadores del continente. Su objetivo es aumentar la visibilidad de Nollywood y participar en discusiones sobre financiamiento, acuerdos comerciales y la expansión de la distribución. Los veteranos esperan que la industria prospere.