Norcorea sube su tono contra el Sur

m1

SEÚL. AFP. Corea del Norte ordenó ayer a sus tropas que estén alerta para una “guerra total”, con el fin de apoyar un ultimátum que exige de Seúl el cese de las operaciones de propaganda en la frontera contra el régimen de Kim Jong-un.

La tensión ha redoblado en la península dividida tras un inusual intercambio de tiros de artillería entre Pyongyang y Seúl, que ha puesto a sus fuerzas armadas en estado de alerta máxima tras el ultimátum lanzado el jueves por Pyongyang: Seúl tiene hasta hoy para cesar su guerra de propaganda en la frontera o asegura que se expondrá a operaciones militares concertadas por parte de Corea del Norte. “Nuestro ejército y nuestro pueblo están listos para asumir el riesgo de una guerra total, no solo para replicar, sino para defender el sistema que nuestro pueblo ha elegido”, declaró el ministro norcoreano de Relaciones

Exteriores. “Hemos llegado al alba de una guerra y la situación es irreversibles”, dijo el ministro.
Por su parte, el embajador adjunto de Pyongyang en la ONU, An Myong-hun, dijo que “si Corea del Sur no responde a nuestro ultimátum, nuestra reacción militar será inevitable”.