¡Nudismo!, Cristo viene pronto

Al escribir esta nota, se comenta de la gran expectativa que ha generado la visita de tres mil nudistas, que viajan por el Caribe en el crucero Carnival Pride a la terminal Amber Cove, en Maimón, Puerto Plata.
Las autoridades de Turismo de República Dominicana en esa ciudad advirtieron a estos cruceristas que no podrán bajar del barco sin ropa.
Según el libro de Lucas 17:28-31 nos habla: Lo mismo sucedió en los días de Lot: la gente comía y bebía, compraba y vendía, plantaba y edificaba casas; pero cuando Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.
¿Cómo podemos ver eso a la luz de la Palabra de Dios?
La Biblia nos narra la historia de cómo los hombres de Sodoma y Gomorra se acercaron a la casa de Lot. Ya estaban por acostarse cuando llegaron todos los hombres de la ciudad, los jóvenes y los viejos, y rodearon la casa. Gritando con todas sus fuerzas decían: «Lot, ¿dónde están los hombres que esta noche llegaron a tu casa? ¡Sácalos! ¡Queremos tener relaciones sexuales con ellos!» (Genesis 19:4-5).
La depravación sexual, el homosexualismo, el lesbianismo y otras formas de conductas rechazadas por Dios habían llegado lejos; el nudismo es otra forma de rebeldía, es pecado delante de Dios; el clamor contra del pueblo de Sodoma había subido de punto delante de Jehová.
Y por eso, Dios hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades. Solo se salvó Lot, y sus dos hijas. La mujer miró atrás y se hizo estatua de sal. El que anda cerca del Mar Muerto en Israel, en donde se cree yacen esas ciudades, puede oler aún el fuerte olor a azufre.
Ciertamente, la presencia de un grupo de nudistas en la ciudad de Puerto Plata viene a dar confirmación la profecía de que la venida de Jesucristo a la tierra está próximo a cumplirse; que Jesús volverá de nuevo para pasar juicio a los que no atienden a su palabra y a su llamado; a los que andan en sus vicios y en placeres; pero los que le son obedientes, la venida de Cristo constituirá el paso final para el reinado de Jesucristo en la tierra, con todos los creyentes (Apocalipsis 20:2-7); previamente se producirá el arrebatamiento de la iglesia; y los que creyeron en Jesús tendrán la oportunidad de entrar al reino de los cielos y tendrán su cuerpo glorificado para estar ante la presencia de Dios para siempre.