Nueva medicación neurológica -Octagam-

Los Laboratorios Doctores Mallén presentaron a la clase médica dominicana una nueva inmunoglobulina humana, el “Octagam”, en una cena llevada a cabo en los salones del Hotel Magna, antiguo Meliá Dominicana. La actividad contó con la participación del profesor español, el neurólogo Dr. Josep Gámez Carbonel, de la Universidad de Barcelona.

Las palabras de bienvenida a los distinguidos neurocientistas presentes estuvieron a cargo del Sr. Francisco Mallén, de los Laboratorios Doctores Mallén-Guerra, quien expresó la  complacencia de su institución por poder brindar a la clase médica la opción más moderna en el campo de las inmunoglobulinas, disponible desde ese día en el mercado farmacéutico nacional y agradecer la compañía de todos esa noche.

El profesor invitado, tuvimos nosotros el gran honor de presentarlo, y resaltamos sus cualidades de investigador – con más de 20 artículos científicos publicados- principalmente en el campo de las enfermedades neuromusculares, donde el expositor tiene un síndrome nuevo descrito.

Durante su exposición el invitado barcelonés se refirió a su experiencia con la nueva medicación en España y su uso en las neuropatías infecciosas como: el Guillan Barré  y la Miastenia Gravis. La medicación es una inmunoglobulina G modificada, que tiene a su favor el haber sido probada su tolerabilidad en más de 80 países. El Dr. Eric Ballestraz, de nacionalidad suiza, Vicepresidente del laboratorio Octafarma, de Suiza, resaltó las condiciones de la alta tecnología de su laboratorio, teniendo aprobación de las rigurosas comisiones de control farmacéutico de Estados Unidos, toda Europa, Japón, Australia y ahora en Dominicana.

 Dio las gracias a los presentes por su presencia y  la activa participación del animado intercambio científico junto al neurólogo  catalán. Durante la cena, los invitados disfrutamos  de un espectáculo musical.

Es justo hacer una pequeña referencia histórica desde cuándo se inicia formalmente el uso de las inmunoglobulinas en medicina: a partir de enero del  1981, que P. Imbach y colaboradores publican en la revista Lancet su experiencia con inmunoglobulina endovenosa en una condición hematológica, la púrpura trombocitopénica.

El tratamiento con las inmunoglobulinas sería una terapia de restitución en complemento con otros fármacos que el paciente recibe por la enfermedad.          El mecanismo de acción de estos fármacos, las inmunoglobulinas, es muy complejo y van desde actuar sobre los linfocitos que son unos glóbulos blancos que tienen acción en el sistema linfático y gran participación en la elaboración de anticuerpos.

Más específicamente en nuestra especialidad neurológica, muestran la capacidad  de iniciar mecanismos para restablecer la mielina, que es la capa externa de los nervios  que tiene que ver con la conducción nerviosa, función principal de las neuronas de todo el organismo.

Esto se logra estimulado la formación de los oligodendrocitos, son células nerviosas que sirven de sostén y alimentación de las demás neuronas. Es por estas razones que se indica en enfermedades que dañan la mielina como son: el Guillan Barré, algunas radiculopatías  inflamatorias, la miastenia gravis  y la esclerosis múltiple, entre otros.

Una de las ventajas de esta nueva inmunoglobulina –Octgam- es su gran seguridad, con una reducción viral significativa  debido a una sofisticada tecnología en su elaboración. Tal como nosotros señalamos al presentar al profesor Gámez: “Que era para la clase médica una  gran alegría esta nueva opción  terapéutica inmunológica y que lo agradecíamos,  los neurólogos, otras especialidades médicas y  los pacientes ¡Muchas gracias”!