Nueva York se llena de “indignados”

http://hoy.com.do/image/article/671/460x390/0/7D4BA6D4-5A9D-47AE-9D47-6FBA8288D53B.jpeg

El movimiento Ocupemos Wall Street celebró ayer  su segundo mes de vida con una marcha que bloqueó el acceso a la Bolsa de Nueva York y se saldó con graves incidentes, más de 175 manifestantes detenidos y siete policías heridos. La protesta formó parte de una “Jornada de Acción Global” anunciada en el sitio occupywallst.org, con manifestaciones previstas en otras ciudades de Estados Unidos, así como en Bélgica, Alemania, Italia, Nigeria, Polonia y España. Gritando “Somos el 99%”, los anti-Wall Street instalaron una bandera anaranjada para exigir empleos e inversiones en la decadente infraestructura del país. 

NUEVA YORK
AFP
.  El movimiento Ocupemos Wall Street celebró ayer  su segundo mes de vida con una marcha que bloqueó el acceso a la Bolsa de Nueva York y se saldó con graves incidentes, más de 175 manifestantes detenidos y siete policías heridos.

La protesta formó parte de una “Jornada de Acción Global” anunciada en el sitio occupywallst.org, con manifestaciones previstas en otras ciudades de Estados Unidos, así como en Bélgica, Alemania, Italia, Nigeria, Polonia y España.

En Washington, más de 300 personas manifestaron sin incidentes violentos en el Francis Scott Key Bridge, el puente más viejo que atraviesa el río Potomac, constató un periodista de la AFP. Gritando “Somos el 99%”, los anti-Wall Street instalaron una bandera anaranjada para exigir empleos e inversiones en la decadente infraestructura del país. En Los Angeles, cientos de personas manifestaron y unas 20 fueron arrestadas cuando la policía intentaba desalojar una minicampamento en el centro de la ciudad.

En Londres, los “indignados” desafiaron el ultimátum que les dieron las autoridades municipales para levantar su campamento instalado frente a la catedral de San Pablo, abriendo el camino a una larga batalla legal.

En Nueva York, la protesta por la mañana en los alrededores de Wall Street dejó un saldo de 177 detenidos, indicó el responsable de la policía local, Raymond Kelly, en una conferencia de prensa. Por su parte, siete policías resultaron heridos y debieron ser hospitalizados, señaló a la AFP un vocero policial.

Uno de los policías presentaba una herida en la mano que requirió veinte puntos de sutura, precisó el alcalde Michael Bloomberg. La marcha en Nueva York arrancó en Zuccotti Park, en el sur de Manhattan, asentamiento original del movimiento que denuncia la codicia y la corrupción de Wall Street y del cual los manifestantes fueron desalojados por la policía la madrugada del martes.

Los activistas no lograron llegar a la sede de la bolsa neoyorquina, situada a unos 300 metros de Zuccotti, ya que vallados metálicos de la policía bloqueaban las calles adyacentes.

Bloqueando la bolsa de valores

“¡Wall Street está cerrada!”, cantaban los activistas mientras enlazaban sus brazos y bloqueaban el acceso a la bolsa, el corazón del mundo financiero contra cuya codicia y corrupción protestan.

Si bien Wall Street abrió en su horario habitual de las 09H30 locales (14H30 GMT), los manifestantes lograron perturbar durante 45 minutos el acceso al lugar. La policía intervino creando un pasillo para escoltar a los corredores de bolsa y empleados.

Tras la protesta en los alrededores de Wall Street, el grupo clamaba victoria y al menos un exasperado policía neoyorquino parecía darle la razón.

“Bloquearon todo. Esto es lo que pasa por haberlos echado del parque: se alborota un avispero”, dijo este policía, que no quiso revelar su identidad.

Las anteriores movilizaciones de Ocupemos Wall Street habían sido tensas pero en su mayoría pacíficas.

CIDH denuncia agresión

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció ayer que varios periodistas que cubren las manifestaciones del movimiento de los “indignados” en Estados Unidos han sido agredidos o detenidos.   La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH expresó en un comunicado su “preocupación” por esas detenciones y agresiones, al tiempo que llamó a las autoridades a “garantizar y proteger el ejercicio del periodismo en las manifestaciones públicas”.