Nuevo apagón afecta a Venezuela

1554871940_711555_1554872036_noticia_normal

La mayor parte de Venezuela quedó el lunes en tinieblas a consecuencia de un nuevo apagón que se ha extendido más de cuatro horas y que hizo recordar a muchos las dificultades que enfrentaron hace cuatro meses por una falla de gran magnitud que se prolongó casi cinco días.

La interrupción en el suministro se registró en la capital alrededor de las 4:30 de la tarde. Algunos medios locales reportaron que en al menos otros 19 de los 24 estados del país también había problemas eléctricos.

El ministro de comunicación, Jorge Rodríguez, dijo en la noche que el apagón es consecuencia de un “ataque de carácter electromagnético” a la central hidroeléctrica de Guayana, que genera más del 60% de la electricidad del país y está ubicada en el estado suroriental de Bolívar.

En una transmisión de la televisora estatal, Rodríguez expresó que las autoridades ya activaron los “protocolos de protección” y que en el “menor lapso posible” se espera recuperar el servicio eléctrico en el país.

El ministro no precisó qué zonas fueron afectadas por el apagón, el cuarto en Venezuela en menos de cuatro meses. Ante la paralización del servicio de metro capitalino, cientos de personas tuvieron que lanzarse a las calles. A su vez, la falta de funcionamiento de los semáforos provocó congestionamiento de vehículos.

“Esto me parece horrible. Esto es un desastre”, afirmó Reni Blanco, una educadora de 48 años, mientras caminaba junto a cientos de personas por una acera de una avenida del este de la capital. Blanco atribuyó la nueva falla eléctrica “al descuido del gobierno y la falta de inversión”.

Por su parte, el líder opositor Juan Guaidó dijo que el evento era consecuencia del “fracaso” del gobierno del presidente Nicolás Maduro. “Destruyeron el sistema eléctrico y no tienen respuestas”, expreso Guaidó en su cuenta de Twitter.

El dirigente invitó a sus seguidores a salir el martes a las calles de todo el país para protestar por lo que consideró un “desastre”.

Desde hace varios años el país suramericano ha enfrentado varias crisis eléctricas que las autoridades han atribuido a complots y acciones de sabotaje. Analistas y opositores sostienen que las fallas son consecuencia de la falta de mantenimiento de los equipos, poca formación del personal y presuntas irregularidades en las adquisiciones de plantas y generadores en los últimos años. “Ya es hora que esta gente se vaya”, dijo José Lopez, un vendedor de 52 años.