Nuevos bombardeos de la coalición contra posiciones militares de los hutíes

08_02_2015 HOY_DOMINGO_080215_ El Mundo8 B

Saná.  La coalición liderada por Arabia Saudí efectuó hoy nuevas incursiones aéreas contra posiciones militares del movimiento yemení de los hutíes en la capital Saná, en la provincia septentrional de Saada y cerca de la petrolífera Mareb. Según pudo constatar Efe, los bombardeos en Saná y sus alrededores tuvieron como principales objetivos los cuarteles de las Fuerzas de Reservistas, antigua Guardia Republicana, leales a los hutíes.

Los cuarteles bombardeados fueron la jefatura de las Fuerzas de Reservistas, en la zona de Al Sabaha, al oeste de Saná, y dos sedes importantes situadas al norte de la ciudad, cerca del aeropuerto internacional.

También fue bombardeado en la misma capital el complejo presidencial, que ya sufrió las operaciones de la coalición el jueves, y el área de Sanaa, próxima al acomodado barrio de Hada, donde se encuentran la mayoría de las embajadas.

En cuanto a Saada, que está bajo el control de los hutíes desde 2010, los aviones bombardearon el mercado de la localidad de Qutaf al Boqa, cerca de frontera con Arabia Saudí, lo que causó al menos 15 heridos, según indicaron a Efe fuentes médicas. Otro ataque aéreo tuvo como blanco la localidad de Qania, en la provincia de Al Baida, en la frontera con la petrolífera de Mareb, donde está posicionada una avanzadilla del grupo chií.

También fueron destruidos arsenales, baterías antiaéreas y lanzadoras de misiles de los hutíes en Al Hodeida, el principal puerto del norte del país. Por otro lado, en Saná, una persona murió y siete sufrieron heridas al estallar un proyectil antiaéreo, que cayó por la noche en un mercado del casco antiguo, y explotó en las últimas horas debido a las altas temperaturas, según fuentes de seguridad hutíes.

Arabia Saudí, al frente de una coalición de diez países que incluye, entre otros, a Kuwait, Catar, Emiratos, Egipto y Jordania, lanzó el jueves de madrugada una ofensiva con el objetivo de frenar el avance de las milicias chiíes, que acosaban al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, en la ciudad Adén.

El portavoz de la operación militar denominada “Tormenta de la Firmeza”, el general saudí Ahmed al Asiri, aseguró ayer que no planea una operación terrestre en el Yemen y que los bombardeos se dirigen principalmente contra las bases militares aéreas y las posiciones de las baterías antiaéreas.