Nuevos contratos eléctricos

A juzgar por lo visto, el vencimiento de los conocidos contratos del Acuerdo de Madrid sorprendió a las autoridades del sector eléctrico dominicano, pues la lógica de planificación elemental indica que el proceso de licitación para la contratación de la nueva energía que reemplazaría la contemplada en los ya vencidos contratos firmados en la capital española y en Washington, debió iniciar en un tiempo tal que los nuevos acuerdos entraran en vigencia el pasado día primero de agosto. Sin embargo, es ahora cuando la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales CDEEE lanza la licitación para los nuevos contratos, lo que postergaría probablemente hasta inicios del año 2017 la entrada en vigencia de los mismos.
De todos modos es necesario alertar sobre algunos aspectos a considerar en este proceso de licitación, a decir:
Cargo por capacidad. Es un pago que hacen las empresas distribuidoras de electricidad a los generadores con el propósito de que éstos tengan garantizado el reembolso de la inversión. Por tal razón, una vez cubierta la inversión realizada por el generador, desaparece este concepto por lo cual estos nuevos contratos no deberán incluir el cobro por capacidad pues los actores que participarán en esta licitación son exclusivamente los actuales miembros del mercado eléctrico mayoristas cuyas plantas ya han sido pagadas.
Contrato Palamara/La Vega. En el año 2007 el ingeniero Rhadamés Segura, entonces vicepresidente de la CDEEE, renegoció el contrato con la generadora Palamara/La Vega, entonces propiedad de Unión Fenosa, consiguiendo así un ahorro anual de por lo menos 56 millones de dólares. Con ese nuevo contrato quedó demostrado el sobreprecio tan denunciado en los acuerdos de Madrid. Dicho esto, es de rigor que las autoridades tomen como punto de partida el contrato renegociado de Palamara/La Vega, de manera tal que todos los nuevos contratos superen las condiciones de éste.

Desafortunadamente estos nuevos contratos tendrán como protagonistas nuevamente a los mismos actores que han gravitado como cartel de generación en los últimos quince años, lo que con justa razón produce aprehensiones.