O’Neal quiere emular al mítico Abdul-Jabbar en el actual siglo

http://hoy.com.do/image/article/148/460x390/0/9F1BA085-3252-4012-BA0B-768B67FFC668.jpeg

PHOENIX, EEUU.  EFE.   La nueva etapa profesional del pívot Shaquille O’Neal con los Suns de Phoenix todavía no ha comenzado en el campo de juego, pero su presencia ya se ha hecho sentir con tan sólo haber asistido al primer entrenamiento.

“Lo que hagan los otros equipos no me interesa para nada, sé lo que vamos a demostrar nosotros en el campo y especialmente mi aportación a los Suns”, declaró O’Neal después de completar su primer entrenamiento con el equipo de Phoenix. “A mi nadie me tiene que decir como es mi juego en estos momentos”.

O’Neal fue directo cuando dijo que no llegaba a los Suns para ser la estrella del equipo sino todo lo contrario para ayudar a que se conviertan en el mejor de la liga y en consecuencia logren el título de campeones.

“Diesel” y el “Gran Aristóteles” como se le conoce cariñosamente a O’Neal, también reivindicó su condición de “intelectual” del deporte, que conoce muy bien la historia del basket.

“Soy un historiador del deporte, así que comprendo que en este equipo tal vez sea un jugador importante entre los reservas y no tengo problema con eso”, destacó O’Neal. “Hice lo mío en mi momento, y ahora es el turno de Amare Stoudamire”.

O’Neal declaró a los periodistas que tampoco tenía ninguna duda de que su trabajo y misión era ayudar a jugadores como Stoudemire para que alcanzasen el siguiente nivel.

“En la última etapa de mi carrera, no tengo problema en venir aquí, y ser yo quien me adapte para ayudarlos a mejorar, es un gran reto y siento una enorme felicidad”, subrayó O’Neal.

El pívot ganador de tres títulos de liga con Los Angeles Lakers, se refirió a su ex equipo, pero sólo para mencionar al legendario Kareem Abdul-Jabbar como la figura perfecta para definir su actual situación profesional.

O’Neal explicó que su función dentro de los Suns podría ser enmarcada como la que desarrolló Abdul-Jabbar en la década de los ochenta cuando tuvo a su lado en los Lakers a jugadores de la clase de Magic Johnson, James Worthy y Byron Scott, entre otros.

“Kareem fue afortunado de tener esa clase de jugadores a su alrededor al final de su carrera, y yo me siento así ahora”, destacó O’Neal. “No soy ningún idiota. No voy a venir aquí intentando imponerme en los partidos con 30 tiros a canasta”.

O’Neal dejo muy claro que su primer objetivo con los Suns era adaptarse a su estilo –bajar rebotes, hacerle pases a Steve (Nash), marcar canastas fáciles y defender.

“Eso será todo lo que el equipo va a necesitar de mi aportación en el campo y la tendrán al ciento por ciento, ya que muchos se van a llevar una sorpresa de la que les va a costar mucho recuperarse”, comentó O’Neal, recuperado de su lesión de cadera izquierda, que le apartó de jugar desde el pasado 21 de enero.

“Fue muy diferente. Fue muy intenso”, dijo respecto de la rutina de una hora de entrenamientos.

“Aprendí mucho. Ahora veo porqué pueden jugar al ritmo que lo hacen. Cuando completas entrenamientos concentrados así, puedes ahorrarte todo para el partido”. 

Está confiado

Me siento bastante bien de la cadera, mejor que antes. Estoy acostumbrado a que me den inyecciones para volver a la cancha. Ellos me dijeron que tienen su estilo y quieren que lo respete”, dijo O’Neal.

“Tiene el compromiso de trabajar duro y lo ha demostrado desde el comienzo y sólo podemos decir que nos sentimos muy afortunados de tenerlo con nosotros”: Nash.