Obama cambia estrategia y decide enviar tropas a Siria

m3

El presidente de EE.UU., Barack Obama, modificó ayer su estrategia en Siria con la autorización para enviar, por primera vez desde que empezó la guerra en ese país, un reducido número de tropas para asesorar a los opositores al régimen de Bachar Al Asad en la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).

No fue Obama quien anunció esa decisión sino altos funcionarios de su Gobierno y, después, en su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, que repitió una y otra vez que la estrategia del presidente no ha cambiado, y que ese despliegue es solo una “intensificación” de la actual campaña contra el EI.

Pero lo cierto es que el contingente autorizado, de las Fuerzas de Operaciones Especiales e inferior a 50 miembros, sí representa un cambio sustancial en la postura de Obama, quien desde que empezó el conflicto en Siria hace más de cuatro años se había opuesto a la presencia de tropas estadounidenses sobre el terreno en ese país.

Además, este despliegue se produce apenas un mes después de la entrada de Rusia en el conflicto sirio, con sus fuerzas dando apoyo al régimen del presidente Asad y atacando a todos los opositores, incluidos los insurgentes del EI.

Según detalló Earnest, las tropas enviadas por Estados Unidos se ubicarán en una zona del norte de Siria controlada por los kurdos para asistir y mejorar las capacidades de la oposición “moderada” a Asad que combate en esa región contra los yihadistas.

Su misión principal será ayudar a coordinar los esfuerzos de esos rebeldes y de la coalición internacional de 65 países que bombardea desde el aire desde al año pasado posiciones de los yihadistas tanto en Siria como en Irak.

Earnest precisó que el contingente autorizado por Obama no estará “en misión de combate”, aunque admitió que no se puede negar que esas fuerzas especiales afrontarán situaciones “de riesgo”.