Obama condena comentarios Donald Trump y Huckabee

m1

Adis Abeba. EFE. El presidente de EEUU, Barack Obama, condenó ayer los “ridículos” y “tristes” comentarios en su contra de aspirantes republicanos a la Casa Blanca como Donald Trump, Mike Huckabee y Ted Cruz, y los consideró parte de una pauta en ese partido de recurrir a “ataques indignantes” para lograr atención.

Durante su visita a Etiopía, Obama reaccionó a un comentario de Huckabee, quien dijo este domingo que, mediante el acuerdo nuclear con Irán, el mandatario estadounidense pretendía “agarrar a los israelíes y básicamente llevarlos a la puerta del horno”, en una alusión a los crematorios usados en el Holocausto nazi.

“Creo que los comentarios particulares del señor Huckabee son parte de una pauta general que hemos visto, que podríamos considerar ridícula si no fuera tan triste”, dijo Obama en una rueda de prensa ofrecida junto al presidente etíope, Hailemariam Desalegn. Obama sugirió que Huckabee, exgobernador de Arkansas y aspirante a la candidatura republicana en las elecciones de 2016, podría estar tratando con sus declaraciones de “empujar a Trump fuera de los titulares”. El presidente estadounidense no se refirió directamente a los comentarios de Trump sobre los inmigrantes mexicanos, a quienes ha tildado de “violadores”, “narcotraficantes” y “criminales”. No obstante, lamentó que cuando Trump criticó a mediados de este mes al senador republicano John McCain por haber sido “capturado” como prisionero de guerra en Vietnam, “el Partido Republicano se indignó”, pero esa misma gente “se quedó callada” cuando el magnate hizo “comentarios atroces” sobre el propio Obama. “Estamos creando una cultura que no conduce a una buena política, y el pueblo estadounidense merece algo mejor. Ciertamente, los debates presidenciales deben ser mejores”, afirmó. Lamentó que “un senador en activo”, el republicano Tom Cotton, “llamara Poncio Pilatos a (el secretario de Estado estadounidense) John Kerry”, y que el senador y aspirante presidencial republicano Ted Cruz sugiriera que Obama, y no Irán, “es el principal Estado patrocinador del terrorismo”.