Obama congela el gasto público durante tres años

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/FD67EAAA-19E5-4CC0-A8FE-FFF157154BB1.jpeg

Washington.  Agencias. En el último y más decisivo paso hacia el empequeñecimiento de su programa político, la Administración de Barack Obama ha decidido la congelación durante tres años de todos los gastos públicos no imprescindibles. Esta medida, que será desarrollada hoy por el presidente en el discurso sobre el estado de la Unión, está esencialmente destinada a tranquilizar los ánimos de un electorado de centro que es el que domina políticamente el país y que ha hecho visible su angustia por el constante aumento del déficit.

La Oficina de Presupuestos del Congreso  anunció ayer precisamente que el déficit previsto para este año es de 1,35 billones de dólares, que en realidad representa una ligera mejora sobre los 1,4 billones de 2009, pero es todavía, a juicio de los expertos, un lastre que amenaza la solidez de la economía norteamericana a largo plazo.

La congelación decidida por la Casa Blanca no afectará al gasto militar, la seguridad interior, las relaciones internacionales, la ayuda a los veteranos de guerra y los programas sociales más extensos y costosos, como la Seguridad Social y la asistencia médica a los pobres y los jubilados. Pero seguramente exigirá un recorte en los presupuestos de varios departamentos importantes, como los de Educación, Salud, Vivienda o Transporte y, sobre todo, compromete gravemente los planes iniciales del presidente de acometer reformas en profundidad en materia de educación, energía y medio ambiente, entre otras.

La Administración intenta ahorrar con esta medida, según portavoces oficiales, unos 250.000 millones de dólares en los próximos diez años, lo que supone poco más del 3% de déficit que se calcula para esa fecha, alrededor de 9 billones de dólares.

Se trata, por tanto, más de una iniciativa para demostrar la intención de frenar una tendencia negativa que una verdadera acción contundente contra el déficit. El destinatario, además de una economía a la que se alivia de cierta presión, es un sector considerable del electorado.