Obama envuelto en una maraña de derecha

Antes de cumplir el primer aniversario de su juramentación como el 44 Presidente de Estados Unidos de Norte América, Barack Hussein Obama recibió con sorpresa el premio Novel de la Paz 2009.

De ese modo también sorprendente para el mundo, el primer Afroamericano en ascender las escalinatas de la Casa Blanca para gobernar a la nación más poderosa de la tierra, amplió a cuatro el reducido círculo de mandatarios Estadounidenses que han recibido el codiciado galardón desde su creación en 1901. Antecesores suyos: Theodore Roosevelt (1906), Woodrow Wilson (1919) y Jimmy Carter (1992).

Para la concesión del premio, el comité Noruego del Nóbel tomó en consideración “los extraordinarios esfuerzos de Obama para el desarme nuclear y el multilaterismo en las relaciones Internacionales”.

En las distintas regiones del planeta, la opinión pública reconoce en Obama a un dignatario completamente distinto a su predecesor George W. Bush, empeñado en reducir el peligro nuclear, disminuir el efecto invernadero y del cambio climático para el planeta e introducir políticas significativas en el modo en que Estados Unidos actúa en el mundo.

Pero en aspectos importantes de la política International, la derecha conservadora Estado Unidense ha logrado torcer las iniciativas liberales de Obama en América Latina y el medio Oriente. En nuestra región, Obama y la Secretaria de Estado Hillary Clinton se han transado con los militares golpistas de Honduras que derrocaron  en junio pasado al Presidente Constitucional Manuel Zelaya, acogiendo la elección de Porfirio Lobo, luego de un proceso electoral organizado por los que desconocieron la voluntad popular.

En Medio Oriente, Washington no ha logrado convencer al Gobierno del Primer Ministerio de Israel Benjamín Netanyahu para que se siente en la mesa del diálogo con el Presidente Mahmoud Abbas para reconocer el derecho a la fundación del Estado Palestino. Mientras tanto, todos los esfuerzos Diplomáticos de Obama están dirigidos contra Irán y su proyectada planta nuclear.

Sin embargo, Obama ha tenido éxitos importantes en el plano interno de Estados Unidos. Enfrentando a la peor crisis financiera desde la recensión de 1929, el flamante mandatario impuso un plan de estímulo de 800 billones se dólares para reactivar la economía, y el Congreso prácticamente le acaba de aprobar su ambicioso plan de salud que situará a la nación entre las de mayor cobertura de seguros del mundo.

Sin dudas, ha sido un año enmarañado para Barack Obama.

El autor es Diplomático y Político).