Obama exhorta a Israel a retomar el camino de la paz en funeral de Peres

Ovama

Monte Herzl (Jerusalén). El expresidente israelí y premio Nobel de la paz Simón Peres fue enterrado hoy en Jerusalén en una emotiva ceremonia de estado en la que el presidente de EEUU, Barack Obama, exhortó a los israelíes a recoger el testigo y volver al proceso de paz.

“Nuestra presencia aquí es un gesto y un recordatorio de que la paz es un asunto no terminado”, proclamó Obama, quien en sólo unas pocas frases atribuyó al difunto que- “el pueblo judío no ha nacido para gobernar a otro pueblo”.   “Peres me dijo una vez que, desde su creación, el pueblo judío ha estado contra esclavos y amos (…) y que los palestinos deben ser tratados de igual a igual, porque ese era su sentido de justicia”, declaró antes de pasar a describir el legado de un “soñador” que describió como “el último de los líderes de la generación de los fundadores”.

“Soy el décimo presidente desde John F. Kennedy que sucumbe a sus encantos”, afirmó Obama en su discurso, el último de diez en una ceremonia que duró aproximadamente dos horas y en la que el féretro estuvo cubierto en todo momento con la bandera de Israel y arropado en el horizonte por el cielo azul de Jerusalén.

El presidente estadounidense había llegado apenas una hora antes de comenzar el funeral, que tuvo lugar en el Monte Herzl de Jerusalén junto a la tumba del visionario del Estado judío, Teodoro Herzl, cerca de la parcela de los “Grandes de la Nación” israelí.

Entre dos de sus predecesores, Isaac Rabin e Isaac Shamir, Peres fue enterrado posteriormente según el ritual judío, en medio de las oraciones de cinco rabinos militares y en presencia de la familia y de los invitados más destacados, mientras el resto de los participantes abandonaba el lugar o veía la ceremonia por dos grandes pantallas.