Obama llega a Cuba en el mayor gesto diplomático estadounidense

?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????
?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

LA HABANA.-El presidente Barack Obama llegó ayer a La Habana, en el mayor gesto diplomático de un líder estadounidense que busca dejar atrás un pasado de enemistad de más de cinco décadas e iniciar una nueva etapa entre Estados Unidos y Cuba.

“¿Que bolá Cuba?” o Qué pasa Cuba, escribió en español en su cuenta de Twitter apenas aterrizó en el aeropuerto internacional José Martí, en el último capítulo del deshielo en las relaciones bilaterales que inició hace 15 meses con el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Obama se convirtió en el primer presidente en pisar tierra cubana en 88 años, o desde 1928 cuando Calvin Coolidge visitó la isla, algo que ha generado en la gente una mezcla de esperanza y cautela sobre el presente y futuro. “Para ver el impacto en la vida del cubano habría que esperar cómo se desarrollan estas nuevas relaciones”, dijo Sergio Leyva, un experto en reparación de computadoras y software de 47 años, quien consideró que una normalización debería llevar a que las tiendas tengan más cosas y se amplíe el turismo. “Pero bueno, llevamos 50 años bloqueados. Yo nací bloqueado”.

Cuba y Estados Unidos sorprendieron al mundo relanzando sus relaciones diplomáticas en diciembre de 2014 y para julio de 2015 abrieron sus embajadas.

Obama reconoció que la política de sanciones aplicada contra Cuba no dio los resultados esperados de un cambio en el modelo político y busca con el deshielo fomentar lo que llamó un empoderamiento del pueblo en la isla. Pero el presidente cubano Raúl Castro ha advertido que su gobierno no está dispuesto a realizar reformas políticas.

El mandatario llegó acompañado de su familia, funcionarios, legisladores y empresarios para una vista de dos días y medio, en la que se encontrará con el presidente cubano y empresarios, aunque también tiene previsto reunirse con un grupo de disidentes e incluso asistir a un partido de béisbol. “Este es un espectáculo y con todo esperamos que realmente haya unas buenas relaciones”, dijo Luis Delgado, un experto en refrigeración.