Obama: “Trayvon Martin podría haber sido yo”

http://hoy.com.do/image/article/834/460x390/0/FC1BC88F-BCD5-4A27-9D45-CFD655D03E70.jpeg

“Cuando dispararon a Trayvon Martin dije que podría haber sido mi hijo. Otra forma de decirlo es que yo podría haber sido Trayvon Martin hace 35 años”.

Con esta contundente frase, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió este viernes al caso del adolescente negro que murió por un disparo propinado por el vigilante voluntario George Zimmerman, quien hace pocos días fue declarado inocente.

En una extraña comparencia -generalmente es su portavoz quien da las declaraciones diarias a la prensa- Obama habló del caso que reabrió las heridas de la discriminación racial y el eterno debate sobre la posesión de armas.

“Hay muy pocos afroamericanos que no hayan tenido la experiencia de ser perseguidos en una tienda, y eso me incluye a mí. (…) Caminar por una calle y escuchar cómo se iban cerrando las puertas de los autos. Eso me pasó antes de ser senador. Hay pocos afroamericanos que no hayan tenido la experiencia de subirse a un ascensor y ver a una mujer apretar su bolso de forma nerviosa manteniendo la respiración hasta que puede salir”, dijo el presidente.

Disparidades raciales. Obama, que el domingo pidió a la población respetar la decisión judicial del caso de Trayvon Martin, dijo que los negros son conscientes de las disparidades raciales en la aplicación de las leyes criminales.

“Todo eso contribuye en el sentido de que si un adolescente blanco hubiera estado implicado en el mismo tipo de escenario, tanto los resultados como las consecuencias podrían haber sido diferentes”, apuntó.

Alfredo Ochoa, editor de BBC Mundo, indica que la intervención de Obama para hablar de racismo es un hecho sumamente raro.

“El mandatario siempre evita tocar el tema. Uno de sus éxitos como el primer presidente negro de EE.UU. ha sido su capacidad de apelar a la verdadera cara étnica del país, predominantemente blanca”, indica.

“Hablar del asunto subyacente del racismo, poniendo como ejemplo la discriminación que ha experimentado en momentos de su vida, es algo atípico en sus discursos y destaca lo afectado que se siente tras el veredicto que declaró inocente a Zimmerman”.

Ochoa agrega que la intervención de Obama pone en primer plano el problema racial en EE.UU., que pese a que ha dejado atrás serios conflictos, aún es un asunto que sigue vivo y que viene apenas de una generación atrás.

“El hecho de que sea un jefe de Estado el que reactive el debate -y que además sea negro- puede servir de excelente catalizador de esa discusión pendiente”, señala.

“Tal como destacan comentaristas en medios locales, Obama hoy dejó sus roles de presidente y comandante en jefe para asumir el papel de ‘educador en jefe'”.