Obispo: delincuencia es un mal sin espera

POR GERMAN MARTE
La delincuencia que agobia a la sociedad dominicana es un mal que no tiene espera, y por eso, más que pedirle paciencia a la población, el gobierno debe atacar la raíz del problema y “tomar el toro por los cuernos”, expresó ayer el obispo de Puerto Plata, monseñor Julio César Cornielle. Abogó porque se castigue a todo el que ha delinquido, incluidos los banqueros que hayan cometido desfalco.

“Más que tener paciencia, hay que tomar -como bien se dice- el toro por los cuernos. El mal hay que atacarlo en la raíz, y no tiene espera”, enfatizó el religioso luego de oficiar una misa de despedida a los jóvenes que representarán al país en la XX Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará del 16 al 21 de agosto en Colonia, Alemania.  Empero, monseñor Cornielle subrayó que enfrentar los flagelos de las drogas, la violencia y la delincuencia es una tarea de toda la sociedad, no sólo de las autoridades.

 “Es una demanda a toda la población, a toda la familia dominicana, a todas las personas de buena voluntad a trabajar para vencer los flagelos que están corrompiendo a la sociedad”, expresó monseñor Cornielle.

Los padres de familia, destacó el obispo, tienen una función muy importante en la educación de los hijos, para formar hombres capaces de vivir en una sociedad ordenada y ser gente útil a la sociedad, “por eso es tarea de todos contrarrestar la situación de violencia e incertidumbre que vive y padece la población dominicana”.

En cuanto el señalamiento de que a la Policía le faltan recursos y efectivos para enfrentar la delincuencia, el prelado fue categórico al señalar que “también hace falta menos componendas en diversos niveles con aquellos que delinquen continuamente, vuelven a delinquir y se mantiene un círculo vicioso”. Dijo que hacen falta medidas drásticas para contrarrestar la delincuencia.

También el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez expresó el sábado que en el país hace falta agilizar un poco el paso con relación al tema de la violencia, y consideró que ya  el país “ha aguantado mucho‘‘. La expresión del purpurado se produjo en respuesta a la petición que hizo el gobierno a la población de que tenga paciencia frente al tema de la delincuencia, porque trabaja para resolver el problema.

XX JORNADA MUNDIAL

El obispo Cornielle encabezó junto al padre Luís Rosario, de la Pastoral Juvenil, la eucaristía de despedida a la delegación de más de 400 jóvenes que representarán al país en la XX Jornada Mundial de la Juventud que se desarrollará en Colonia, Alemania del 16 al 21 de agosto. El encuentro mundial será encabezado por el papa Benedicto XVI.

“El mundo va a temblar de frío, si la juventud se enfría”, exclamó monseñor Cornielle desde el púlpito tras lo cual expresó que la humanidad precisa de jóvenes que pongan todas sus potencialidades al servicio de la construcción de un mundo mejor en momentos en que falta seguridad y armonía.

Tras bendecir a los jóvenes que representarán al país Jornada mundial, Cornielle les deseó que “la experiencia les lleve al encuentro con Dios vivo y las necesidades de nuestros hermanos”.