Obispo exhorta luchar por paz y justicia

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/DD750D65-376F-430B-A9FE-560AE47635AA.jpeg

POR ANSELMO SILVERIO
LA VEGA.- El obispo de La Vega, monseñor Antonio Camilo González, exhortó ayer a los dominicanos, no “solo a los humildes y a los pobres, sino también a los turpenes” a luchar en  conjunto para restablecer la paz y la justicia en el país, al tiempo que censuró el que muchos hayan descuidado la familia, especialmente a los hijos.

Proclamó que “ siempre cuando se inicia un nuevo gobierno también se cometen injusticias por revanchas, se mandan para la loma para que renuncien o se queden por allá exaltados”.

Dijo que todo esto enciende la injusticia y el fruto es la violencia, y agregó que si se siembra justicia habrá paz.

Afirmó que la paz es un producto, una semilla y una cosecha por lo “debemos sembrar justicia para producir paz, esa paz que se ha ido perdiendo y que se ha cambiado por la ola de violencia que sacude la nación.

Dijo  que cada dominicano tiene la responsabilidad de luchar por esa verdadera paz, por la sed de justicia, que también se debe sembrar en las escuelas, porque la semilla está en la justicia,

El obispo Camilo  tocó el tema de la violencia durante la homilía de una misa celebrada ayer en la catedral Inmaculada Concepción, a la cual asistieron, entre otros, el jefe de la Policía, general  Manuel de Jesús Pérez Sánchez y el fiscal del Distrito Nacional, José Manuel Hernández. Estos encabezaron luego na marcha en silencio que partió de la catedral tras finalizar la misa y que recorrió las avenidas Presidente Antonio Guzmán, Presidente Héctor García Godoy, Padre Billini y Presidente Juan Bosch.

El jefe de la Policía recibió cinco motocicletas donadas por empresarios locales para las patrullas de La Vega.

En la catedral se exhibieron fotografías de las últimas víctimas de la ola de violencia, incluida la profesora Hilda Gómez de Moya, asesinada por desconocidos en su residencia de esta ciudad.

En su homilía Camilo apeló a la responsabilidad de todos los dominicanos en esta jornada por la paz y contra la violencia que junto a otros sectores ha emprendido la Iglesia católica.

“También nosotros, queridos hermanos tienen que sembrar la responsabilidad, la justicia, el amor y el perdón para poder cosechar la paz”, precisó.

Afirmó que  “nos estamos criando no en un ambiente de paz, amor y bendición, sino de violencia, señalando que la eucaristía no es solo expresión de comunión en la iglesia, sino también un proyecto de solidaridad para toda la humanidad”.