Obispo lamenta que esperaran terremoto para ayudar a Haití

http://hoy.com.do/image/article/485/460x390/0/0C9417DE-DE0B-4B04-B026-272FC7ECB6B5.jpeg

Santiago.- “Ahora el grito de los haitianos es tan grande que las naciones más lejanas han tenido que oírlo”.

La afirmación es del arzobispo de Santiago, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, quien lamentó que tuvo que ocurrir un terremoto en Haití que dejara cientos de miles de muertos para que las potencias y la humanidad pudiera auxiliar esa empobrecida nación.

“Los dominicanos hemos estado clamando tanta veces para que se volviera la mirada a Haití, y creo que los haitianos por supuesto lo han estado haciendo, pero ahora el grito de los haitianos es tan grande que las naciones más lejanas han tenido que oírlo”, añadió.

Manifestó que esta lección debe provocar la reflexión de los países más ricos con sentido de comunidad internacional de que “todos somos responsables de darle solución definitiva a Haití para reconstruirlo”.

“Ojalá que cuando se vaya la prensa se siga pensando en Haití”, afirmó el prelado.

De la Rosa y Carpio lamentó que muchos haitianos no pudieron asistir el pasado jueves a la misa para conmemorar el Día de La Altagracia en las iglesias de Haití, en Santiago, Santo Domingo e Higuey, por la tragedia que vivió su país.

El religioso que habló con los periodistas tras pronunciar la homilía en una misa con motivo del Día de La Altagracia, saludó el acuerdo firmado por el presidente Leonel Fernández y el mandatario electo de Honduras, Porfirio Lobo, para otorgarle un salvoconducto al derrocado mandatario Manuel Zelaya, para que este y su familia puedan venir a este país.

Dijo que con esta medida la República Dominicana indica  que puede mediar en los conflictos y demostrar su independencia como nación.

“Al presidente Leonel Fernández recibir a Manuel Zelaya le abre los brazos, lo que creo que debe ser una función de Republica Dominicana”, expresó De la Rosa y Carpio.