Obispos claman por mejoría suministro
de electricidad

http://hoy.com.do/image/article/49/460x390/0/11B6C98E-B4D4-45CD-97C4-F2AA989263BD.jpeg

POR FErNANDO QUIROZ
El arzobispo de Santiago y los obispos de La Vega y San Francisco de Macorís pidieron anoche al gobierno que enfrente el problema de la energía eléctrica, tras advertir que la crisis tiene paralizada la producción de esas regiones e influye en la disminución de la calidad de vida de sus habitantes.

La construcción de caminos vecinales, carreteras, escuelas y centros de salud donde se utilicen manos de obras de la comunidades, son también algunas de las medidas que contribuirían a reactivar la economía, dijeron los obispos de La Vega, monseñor Antonio Camilo, y de San Francisco de Macorís, monseñor Jesús María de Jesús Moya. Mientras que monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, presidente del Episcopado Dominicano y arzobispo de Santiago, planteó que en esa provincia la solución al problema energético más que una prioridad, es una urgencia.

Los prelados fueron entrevistados ayer por separado por redactores de este diario.

De la Rosa y Carpio dijo que además de la necesidad de energía con calidad que sirva de motor de la producción, el servicio es indispensable para una buena calidad de vida y la seguridad pública de los dominicanos.

Entre las obras que dijo están aprobadas por el consejo del plan de desarrollo de Santiago figuran la avenida de Circunvalación, que ya se inició y genera empleos; el parque central, un nuevo vertedero, el proyecto del centro histórico de la ciudad, una nueva cárcel y la construcción de más aulas y centros educativos.

Recordó que Santiago recibe constantemente una gran masa migratoria, que necesita más empleos y mayores espacios para la educación.

EN LA VEGA

Mientras que monseñor Camilo, de La Vega, planteó la necesidad de un mayor apoyo a la agricultura y a las pequeñas empresas a través de préstamos que permitan dinamizar la producción agropecuaria y comercial. “Que los jóvenes puedan, además de los estudios universitarios, aprender oficios vocacionales y técnicos que les generen empleos”, señaló el obispo de La Vega.

Consideró que el servicio público de medicina “está muy mal servido”, y citó como ejemplo las deficiencias que se presentan en el hospital vegano Luis Morillo King.

En los días de trabajo, señaló, la población sufre extensos apagones que impiden las labores propias en los hogares, centros de trabajo, educativos, de salud, comercio y oficinas diversas.

OBISPO DE MACORÍS

Mientras que el obispo de San Francisco de Macorís, monseñor De Jesús Moya, expuso la necesidad de tomar medidas para mejorar la calidad de vida de los dominicanos. Cree que además del clima de confianza, debe asegurarse la inversión.

Uno de los obstáculos que mencionó para el desarrollo de las medidas es crisis de la energía eléctrica que tantas quejas genera en la población.

Entre las obras prioritarias que entiende necesitan figura la carretera San Francisco-Nagua, San Francisco-Tenares, por la importancia de esas zonas productivas.

El obispo de la diócesis de Mao-Monte Cristi, Tomás Abreu, fue consultado y dijo que al momento no tenía una idea clara del conjunto de obras prioritarias.

CORRUPCION

El arzobispo de Santiago dijo que la Nación necesita que la lucha contra la corrupción llegue a materializarse, pues entiende que si no hay solución, la población se sentirá cada vez más desalentada, desanimada, pero animada a ser corrupta lo que es un mal ejemplo para la juventud.

Entiende que el fiscal del Distrito Nacional, José Manuel Hernández Peguero, tendrá su razón para revocar la cita que había hecho al ex presidente Hipólito Mejía para interrogarlo con relación al ex capitán Quirino Ernesto Paulino Castillo, extraditado a Nueva York por narcotráfico. “Vamos a creer en él, no vamos a dudar de su palabra, de que fue decisión suya”. También señaló que al margen de las estadísticas, la gente tiene la sensación y percepción de que el índice de delincuencia ha disminuido en esa provincia.