Obispos Haití-RD exigen disminuir
migración ilegal, respetar derechos

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/36FA4EDD-44D3-4118-86AA-29D42AD19C05.jpeg

POR JUAN M. RAMIREZ
Las Conferencias del Episcopado Dominicano (CED) y de Haití (CEH) exigieron de las autoridades de los dos Estados, disminuir el flujo de la migración masiva, anárquica e ilegal y  legislar sin ambigüedad para que se respete el derecho de cada persona a tener un nombre y una nacionalidad.

Mediante un documento firmado de manera conjunta manifestaron su dolor “por los abusos, injusticias, manipulación de la información, corrupción en la frontera, tráfico humano, de drogas y de armas, actos de violencia indeseado; así como la tendencia de culpar al otro y ver personas e instituciones que, en su interés personal, explotan la pobreza de los dos pueblos”.

De igual modo, exigieron que se busquen solución a los problemas, tales como el que cada persona tenga un documento de identidad como ciudadano, la creación de empleos y el logro de las demandas tan importantes como la salud, la educación, la vivienda y los recursos naturales.

Hicieron un llamado a las instituciones, al Estado, a la sociedad y la propia Iglesia para que cada uno, en aquellos que le concierne, asuma su responsabilidad a favor de los pueblos.

Piden la no instrumentalización e ideologización de la dolorosa realidad de ambos pueblos.

Destacaron ambas Conferencias la experiencia de comunión como signo de la unidad que debe existir entre los dos pueblos, en el respeto de su propia identidad.

Los obispos reunidos en su Décimo Encuentro, en Puerto Príncipe, del 15 al 17 del presente mes, reflexionaron sobre los valores existentes en las dos naciones y sobre las posibilidades de fortalecer los lazos de fraternidad que les unen en la misma fe, fundamento de la misma esperanza.

Las CED y CEH valoraron las relaciones armoniosas que viven los dominicanos y los haitianos de los dos lados de la frontera con expresiones permanentes de solidaridad en el trabajo, la vida comunitaria y el diario vivir.

Las iglesias dominicana y haitiana destacaron el trabajo pastoral de las dos conferencias, en la que bendicieron  al Señor por el trabajo del Centro de Coordinación y de Animación Pastoral para los Inmigrantes Haitianos en República Dominicana, creado por las CED y CEH, el 12 de julio de 1985.

También constataron el progreso y el crecimiento en la ejecución del Plan Binacional de Desarrollo Fronterizo, que realizan Cáritas de Haití y Profrontera de RD.

En un breve documento en conjunto, ambas conferencias expresan que otro signo de esperanza es el crecimiento de los evangelizadores, sacerdotes, religiosas y seminaristas haitianos presentes en la RD.

“Agradecemos a todas las personas de buena voluntad, que ofrecen  sus servicios a favor de de los inmigrantes, sin olvidar las comunidades religiosas de la República Dominicana  que trabajan en Haití”, expresan.

Aclaran que la visión común de los valores no les han impedido evaluar los graves problemas que afectan a los dos países.

“Encomendamos nuestra misión de evangelización, nuestra fraternidad, eclesial, y nuestro pueblo a la Madre de Dios, nuestra Madre, invocada en Haití con el nombre de Perpetuo Socorro y en la República Dominicana como Nuestra Señora de la Altagracia”, concluyeron las CED y CEH.

Por la CED firman el documento Monseñor Ramón de la Rosa y Carpio, arzobispo de Santiago, presidente de la entidad; Nicolás de Jesús López Rodríguez, arzobispo metropolitano de Santo Domingo, Primado de América; Juan Félix Pepén,  así como Roque Adames, Juan Antonio Flores Santana, obispos eméritos.