Objeta que se cobre anticipo   por Seguro Familiar

SANTIAGO. El ex director del hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez y miembro de la Asociación de Dueños de Clínicas Privadas de Santiago, doctor  Daniel Rivera, se opuso al cobro de anticipo o depósito por los servicios de atención médico-quirúrgica a los afiliados del Seguro Familiar de Salud (SFS).

Aseguró que en Santiago no se han registrado casos vinculados con la denuncia que hicieran las autoridades de Sisalril.  La declaración de Rivera surge en atención a la advertencia que hiciera la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales que ordenó a las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) garantizar que las prestadoras de servicios de salud no exijan pagos de anticipo a los pacientes.

Explicó que en las clínicas o prestadoras de salud del Cibao se cobra a los pacientes luego de ser atendidos, pero no por anticipado como al parecer está sucediendo en otros pueblos.

“Nosotros  no estamos tratando con industrias, estamos tratando con seres  humanos y uno no sabe qué  tiempo va a durar un paciente. Todo va a depender  de la evolución de la enfermedad. En ese sentido nosotros preferimos que se nos pague por los servicios prestados no por un tope”, expresó.

“Nosotros queremos tratar al paciente para salvar una vida, no para tratarlo hasta cubrir una equis cantidad”, como lo ha estipulado la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril)  en cuanto a los casos de las llamadas enfermedades catastróficas.

Rivera recordó que las ARS son responsables de informar debidamente  a sus afiliados sobre sus derechos, y orientarles con respecto al servicio que deben brindarles las clínicas.

La clave

Que reclamen

El doctor Daniel Rivera insta a los usuarios   a  que acudan  a la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados  para denunciar toda acción que pretenda violar las disposiciones. Conforme a lo explicado por el jefe de  Sisalril, en caso de enfermedades catastróficas, la medida se adoptó luego de recibir denuncias y de comprobarse que en algunos centros médicos se exige a los afiliados que realicen desembolsos, previo a la prestación de los servicios.