Objetivo: hacerla científica

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/AC6E301C-358E-4608-BDEF-61D37C1079C6.jpeg

POR DOMINGO ABRÉU COLLADO
Para el 18 de diciembre se ha convocado a elecciones en la Academia de Ciencias de la República Dominicana para elegir la directiva que encabezará sus acciones por los próximos tres años. Una opción en marcha para ocupar esa directiva la encabezan los conocidos profesionales Nelson Moreno Ceballos, Milcíades Mejía y José Silié Gatón.

La Academia de Ciencias de la República Dominicana fue fundada con el propósito de impulsar las ciencias en el país desde una entidad no gubernamental y sin fines de lucro. Una parte importante de los científicos dominicanos ha pasado por sus salones, vetustos como pocos – tanto por los antiquísimos muros que la acunan como por la seriedad inicial de sus propósitos-. Pero esos propósitos no han podido cumplirse tal y como fueron concebidos en su fundación.

Durante los últimos años -de 1997 hasta acá- la Academia de Ciencias se convirtió en el referente más importante de la lucha ambientalista y ecologista, pero la parte científica estuvo relegada, no obstante se recibieron decenas de millones de pesos para su impulso.

Aunque desde su interior se estuvo propugnando por la concepción de proyectos científicos relacionados con problemas como la energía eléctrica, el saneamiento ambiental de Santo Domingo, la búsqueda de alternativas medicinales en plantas, la producción orgánica de alimentos y el diseño de un banco de germoplasma, entre otros, ni los recursos ni el interés se movieron en esa dirección.

Igualmente, desde su interior, se promovió un cambio sustancial en la Academia para relanzarla por los caminos de la ciencia, la institucionalidad y el academicismo, pero esta promoción tampoco encontró el respaldo necesario para pasar de la propuesta a los hechos.

Ese deterioro interior de sus postulados hizo que muchos científicos abandonaran el activismo inicial y pasaran a la inactividad, por lo menos en relación con la Academia de Ciencias. Muchos de esos académicos incluso descartaron la posibilidad de recuperación de esos postulados y otros fueron olímpicamente “excluidos” de la Academia por ser considerados desafectos.

Las próximas elecciones en la institución avanzan en sus preparativos con una opción a la cabeza que promete reagrupar en el seno de la Academia a aquellos académicos que creen en la posibilidad del rescate de ésta. Esta opción, la que lleva a la cabeza al doctor Nelson Moreno Ceballos, ha adoptado una filosofía, un programa y una línea de acción con dos propósitos: su institucionalización y su desarrollo como entidad científica.

Estos propósitos fueron inicialmente expuestos en un documento que fue puesto en circulación en julio del año 2003, suscrito por un importante número de académicos. Está claro para el grupo que optará por la directiva de la Academia, que necesitará -dada la filosofía participativa que la sustenta- del concurso de todas la comisiones y de los académicos activos.

Una interesante campaña por la conquista del respaldo de los académicos más interesados en la recuperación de la Academia de Ciencias ha comenzado. La respuesta ha sido más que satisfactoria y en los próximos días éstos van a hablar.

LÍNEAS DE ACCIÓN DE “CONSOLIDACIÓN Y CAMBIO”

La plancha “Consolidación y Cambio”, que encabezan Nelson Moreno Ceballos y Milcíades Mejía, proponen las siguientes líneas de acción una vez estén en la directiva de la Academia de Ciencias:

1. Implementar, tanto en la formulación de las políticas como en las actividades que realice la Academia una relación Academia-Estado-Sociedad, donde ésta institución se inserte en su papel primordial de contribuir al desarrollo económico, social y científico del país.

2. Restablecer el papel de los estatutos como soporte institucional de su funcionamiento, y de manera específica, restablecer las funciones que éstos le asignan a la directiva. Superar la actual superposición entre las funciones presidenciales y administrativas, suprimiendo además, mediante los mecanismos establecidos, la reelección en esa Academia.

3. Implementar un proceso de Planificación Estratégica, que permita redefinir sus propósitos, adecuándolos al proceso de desarrollo experimentado, tanto por la Academia, como por la Sociedad Dominicana, en los últimos 30 años.

4. Institucionalizar las comisiones, apoyar sus actividades y darle mayor participación en el proceso de toma de decisiones y en el establecimiento de prioridades.

5. Modernizar y tecnificar la Academia. Esto significa establecer una biblioteca y área de trabajo, dotada de las condiciones logísticas de investigación bajo techo necesarias (computadoras, internet, página WEB, ambientación adecuada, etc.). Rendir informes financieros de la marcha de los programas de trabajo y de las investigaciones a la Directiva y a los miembros.

6. Establecer planes anuales de trabajo, donde se prioricen las actividades académicas, la investigación, las publicaciones; en especial, su anuario y libros.

7. Profundizar (y establecer donde no existe) el trabajo conjunto y las relaciones de cooperación con las universidades, las demás academias y las sociedades especializadas, lo que sin duda, potenciará los recursos actuales.

8. Fortalecer y desarrollar actividades en la defensa y protección del medio ambiente, priorizando este aspecto en su política investigativa y continuando las acciones de información y soporte a la legislación en esta materia. Acompañar a los grupos comunitarios que actúan sensibilizados, conscientes o afectados por los problemas de la contaminación ambiental y el daño a los recursos naturales que afectan sus comunidades.

CANDIDATOS DE “CONSOLIDACIÓN Y CAMBIO”

NELSON MORENO CEBALLOS:

Es psiquiatra y sociólogo, con amplia experiencia en el trabajo social y comunitario y una solida formación filosófica y epistemológica. Nació en Santo domingo el 13 de agosto de 1946.

Es Coordinador de los Trastornos del Humor (afectivos, del ánimo) de la Guía Latinoamericana de Diagnóstico Psiquiátrico (GLDP), institución responsable de la adecuación de la CIE-10 para América Latina, y de la Sección de Suicidología de la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL).

Es miembro del Buró de Directores de la Comisión de Suicidología y de la Comisión de Clasificación, Nomenclatura y Diagnóstico de la Federación Mundial de Psiquiatría (WPA).

Moreno Ceballos es Miembro de Número de la Academia de Ciencias y Presidente de la Comisión Nacional para la Mitigación de los Efectos Emocionales y Psiquiátricos en Casos de Emergencias y Desastres, creado en 1998 por la SESPAS. Fue responsable del trabajo realizado en 130 comunidades del sur del país para mitigar los efectos psicológicos del huracán Georges en niños y niñas de 5 a 12 años, bajo el auspicio del PLAN Internacional.

Es profesor de la residencia de post-grado en psiquiatría del IDDS, así como de maestría en la UASD e INTEC. Es fundador del Instituto de Desarrollo y Salud Integral, y de “El Teléfono de la Esperanza”, línea telefónica de urgencias e intervención en crisis.

Por decisión del XX Congreso Latinoamericano de Psiquiatría, Psico-Haban 98, dirigió seis simposiums regionales para debatir su Propuesta para la Reclasificación del Suicidio y su Registro Diagnóstico, Conforme a los Ejes Multiaxiales del CIE-10, del DSM-IV, y de la GLDP en Costa Rica República Dominicana, Isla Margarita (Venezuela), Guadalajara (México) y Perú.

El doctor Moreno Ceballos ha publicado 12 libros, intervenido en numerosos congresos internacionales y escrito múltiples artículos en revistas científicas.

MILCÍADES MEJÍA:

Es biólogo botánico, destacándose como el científico dominicano de plantas de mayor foja de trabajo e investigación en la actualidad. Nació en San José de Ocoa el 10 de mayo de 1952. Es licenciado en biología egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Puerto Rico, Recinto Mayaguez, en la Universidad Lulea, Suecia, y en el Field Museum of Natural History en Chicago. Es miembro regular de la Academia de Ciencias de la República Dominicana.

En el campo docente, ha impartido clases de Botánica General y Taxonomía en la Universidad Autónoma; Instructor de Laboratorio de Botánica y asistente de profesor de las clases de flora en la Universidad de Puerto rico, recinto Mayaguez.

Es profesor de la asignatura Hombre y Naturaleza del Instituto Técnico de Santo Domingo (INTEC). Ha escrito decenas de artículos científicos acerca de las plantas de la Isla Española, Ecología y Medio Ambiente, publicados en revistas y periódicos nacionales e internacionales.

En sus exploraciones botánicas ha colectado más de 45 mil ejemplares de herbario en República Dominicana, Haití y Puerto Rico. Ha descubierto numerosas especies de plantas nuevas para la ciencia, algunas de las cuales llevan su nombre. Es editor de la Revista Científica Moscosoa, que publica anualmente el Jardín Botánico de Santo Domingo.

Ha ocupado numerosos cargos en el área de los recursos naturales en el país. Se desempeñó como director del Departamento de Control Ambiental de la Compañía Minera Rosario Dominicana, Director del Departamento de Botánica del Jardín Botánico, Director Ejecutivo del Proyecto de Conservación de Plantas amenazadas de Extinción “Jardín Botánico-Helvetas”. Es miembro del Consejo Directivo del Consorcio Ambiental Dominicano, S.A.

Actualmente es Director del Jardín Botánico Nacional Dr. Rafael Ma. Moscoso; es miembro del Comité Directivo de la Asociación de Jardines Botánicos para la Conservación; es vicepresidente de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Jardines Botánicos (ALCJB), y presidente del IX Congreso Latinoamericano de Botánica, cuya sede será la República Dominicana en el 2006.