Obra alcantarillado destruye calles Puerto Plata

http://hoy.com.do/image/article/106/460x390/0/10FE5036-16E1-4397-B6D2-8196073CFDB9.jpeg

POR MARIEN ARISTY
CAPITANPUERTO PLATA.-
Quien llega hasta la avenida que da acceso a la ciudad de Puerto Plata siente como si estuviera participando en una carrera de obstáculos a causa de la gran cantidad de zanjas que tiene que sortear.

Pero si las zanjas representan un peligro y han convertido al espacio en un triste espectáculo para los turistas, lo que más preocupa a los puertoplateños es la lentitud con la que se están haciendo los trabajos de alcantarillado.

También el que cada día se abran más zanjas pero no se cierren debidamente las áreas en las que ya han terminado los trabajos. Es que donde han cerrado las zanjas han dejado el terreno en muy malas condiciones.

Esto ha provocado que a las zanjas se sumen una buena cantidad de hoyos que hacen más insegura aún a esta carretera. Tampoco ayudan los montículos de tierra y piedras que van dejando mientras van abriendo nuevas zanjas.

MANEJAR AHÍ: UN PELIGRO

Con zanjas al centro y en uno de los laterales de la avenida Manolo Tavárez Justo, los tres carriles que existen actualmente se han distribuido de una forma muy interesante: hay dos que se usan para ir y venir únicamente y el tercero, que están en medio de dos zanjas, se ha convertido en una marginal que cambia de dirección tan antojadizamente como pueda necesitar el conductor que la transite. Es que girar a la derecha o a la izquierda puede ser toda una odisea en un tramo que más parece zanja que carretera. Si a esto se suma la posibilidad de que haya una interrupción en el sistema eléctrico, entonces sí que las cosas se complican.

Pero si esto es en el día las cosas deben ponerse aún peor en horas de la noche. Sobre todo para los turistas que no están acostumbrados a lidiar con carreteras en estas condiciones: los hoyos se han abierto de una forma tal que a veces sorprenden.

PARA EVITAR DERRUMBES

Un poco antes de llegar a Los Campines, unos tractores obligan a los conductores a detenerse. Hay una curva pronunciada, y junto a ella un derrumbe que da vértigo.

En este espacio, sin embargo, sí están trabajando a buen ritmo: un grupo de hombres levanta un muro de gavión para evitar que la carretera se siga erosionando a causa de las aguas.

Así lo explicó el ingeniero Gustavo Rosario, quien indicó que tuvieron que acondicionar el lado izquierdo de la carretera para poder mantener el flujo de los vehículos.

“El derrumbe ha sido progresivo, primero se fue la mitad del lateral derecho y luego en su totalidad, y lo que estamos fondando es un muro de gavión que funciona con gravedad; son cerca de un quince mil metros cúbicos de piedra que hay que encajonar en su diseño”, expuso Rosario.

Manifestó que posteriormente harán una estabilización de la carretera, con un ángulo de reposo y acopio que acomodarán a la altura del muro.

Respecto al tiempo que tardarán en levantar el muro, que tendrá cerca de 14 metros de altura, Rosario estimó que puede terminarse en un mes y medio. Será entonces cuando terminen de acondicionar la carretera.