Obras hospitalarias no arrancan

POR ALTAGRACIA ORTIZ GÓMEZ
Aunque el gobierno anunció que terminaría la construcción del anexo de la maternidad San Lorenzo de Los Mina, allí no se ha dado un sólo “golpe”; tampoco se han hecho aprestos para la terminación de las emergencias de otros hospitales como el Luis Eduardo Aybar y el Darío Contreras.

La hierba y la maleza cubren todo el anexo que lleva cerca de diez años a la mitad de la construcción, mientras los pacientes de ese centro de salud lucen apretujados tanto en las emergencias como en las diferentes salas de consulta.

El primero de febrero, el Gobierno anunció que destinaría RD$125 millones en la terminación de las emergencias de los hospitales San Lorenzo, de Los Mina, Luis Eduardo Aybar y el Centro Cardiorrenal, lo mismo que en la emergencia del hospital Darío Contreras.

Nadie sabe qué ha pasado con la promesa del Gobierno de terminar la construcción de esas unidades, que impiden el desarrollo normal de las actividades en los principales hospitales del Estado.

Un recorrido de periodistas de HOY por los diferentes hospitales de Santo Domingo y el Distrito Nacional, permitió comprobar que nadie ha movido “un dedo” para continuar las obras dejadas a la mitad por los diferentes gobiernos.

Las ratas y la maleza, los malos olores a orina y los tiestos viejos rodean los patios y los pasillo del edificio que permitiría un respiro a la maternidad San Lorenzo de Los Mina.

HABLA SALUD PÚBLICA

Aunque las autoridades anunciaron que comenzarían a trabajar de inmediato, la acción no se ha materializado, por lo que decenas de muebles inservibles, camas y colchones viejos están tirados en la parte trasera del centro asistencial.

El subsecretario de Salud Colectiva, doctor Rafael Schiffino aseguró que ha conversado con la Oficina Supervisora de Obras del Estado y que allí le han dicho que tan pronto se entregue el hospital de Los Alcarrizos, se trabajará en la terminación de la ampliación de la maternidad.

Sostuvo que en Salud Pública están concientes de la necesidad de terminar esa obra, pero recordó que el principal problema es que los recursos vienen desde el Gobierno Central.

REACCIONES EN EL HOSPITAL

La presencia de periodistas en el hospital San Lorenzo cuando recorrían el anexo a  mitad de construir llamó la atención de los médicos y empleados.

Casi todos opinaron, pero en la misma medida pidieron omisión de sus nombres.

Expresaron indignación por la prisa del Gobierno en atender demandas del sector privado y pusieron como ejemplo la entrega de US$25 millones de por parte del Gobierno al Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS).

“Este anexo lleva más de 10 años a la mitad de construir, pero a pesar de las diferentes promesas, nadie lo termina”, señaló una enfermera que no quiso ofrecer su nombre.

De su lado, un médico criticó la entrega de recursos a obras del sector privado, cuando el Estado no es capaz de atender las prioridades de los hospitales.

Aseguró que en ese centro las parturientas y las mujeres que van a las consultas se ven apretujadas, eso se debe a que no hay espacio, pues la maternidad San Lorenzo fue diseñada y construida para una población mucho más pequeña.