OEA enviará misión especial Haití para mediar crisis política y social

M5

WASHINGTON
EFE
La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó ayer enviar a Haití una misión especial de mediación en la crisis política y social del país, a petición del presidente haitiano, Michel Martelly, para evitar el vacío de poder cuando él deje el cargo el próximo 7 de febrero.
Martelly solicitó por teléfono el envío de esta misión al secretario general de la OEA, Luis Almagro, para “preservar la institucionalidad democrática” y con base en el artículo 17 de la Carta Democrática Interamericana.
Ese punto establece que cuando el Gobierno de un Estado miembro considere “que está en riesgo su proceso político institucional democrático o su legítimo ejercicio del poder”, podrá recurrir al secretario general o al Consejo Permanente “a fin de solicitar asistencia para el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática”. Almagro atendió la petición de Martelly y ayer propuso al Consejo Permanente, reunido en sesión extraordinaria, que vote dos puntos- una consulta al Supremo de Haití sobre cómo debe constituirse constitucionalmente un gobierno de transición y el envío de la misión de mediación solicitada por el Gobierno del país caribeño. El embajador de Haití ante la OEA, Bocchit Edmond, trasladó al Consejo la petición de Martelly y pidió “solidaridad” a los otros 33 Estados que conforman el ente para ayudar a que el país caribeño no caiga “en el vacío institucional y en una situación de caos”. “Esto no es un llamado a la injerencia o la interferencia sino un llamado a la solidaridad. Pedimos asistencia para preservar la institucionalidad democrática”, explicó el diplomático. El Consejo aprobó el envío de la misión tras 4 horas de reunión en las que no hubo votación sino que el presidente del órgano concluyó que, de las posiciones expuestas, se extrae que existe un “consenso” para atender la solicitud de Haití.
Expresaron su apoyo abierto a la petición haitiana las otras 14 naciones que integran la Comunidad del Caribe (Caricom), México, Perú, Costa Rica y Canadá. EU, Chile y Colombia fueron menos explícitos pero dejaron entrever que, de haber consenso para la misión, se sumarían.