OEA preocupada por Haití;
lamenta situación de los derechos

PUERTO PRÍNCIPE (EFE).- La Comisión Interamericana des Derechos Humanos (CIDH) de la OEA expresó su preocupación por la actual situación de los derechos humanos en Haití, al concluir ayer una misión de cinco días en ese país caribeño.

El presidente de la CIDH, Clare K. Roberts, informó en una rueda de prensa anoche de que la seguridad en el país “se ha deteriorado considerablemente” desde la anterior visita que llevó a cabo la Comisión en septiembre de 2004.

Según cálculos del organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA), más de 600 personas murieron en Haití en hechos violentos desde el pasado 30 de septiembre.

Entre las 600 víctimas mortales de la violencia se incluyen también a 19 policías.

Además, la Comisión también denunció los casos de secuestro y “ejecuciones extrajudiciales” realizados por las fuerzas de la Policía.

La CIDH argumentó que las personas más amenazadas por esta situación son los defensores de los derechos humanos, los miembros de los medios de comunicación y otros grupos que se reivindican “los derechos fundamentales y un gobierno democrático”.

Manifestó también su alarma ante “la amenaza” que representa la “violencia generalizada” previa la celebración de las elecciones democráticas previstas para fin de año.

Roberts abogó por la creación de un clima de calma que permita debates políticos, la realización de las campañas electorales y el proceso de votación para la celebración de los próximos procesos el

De acuerdo con Consejo Electoral Provisional (CEP), el 9 de octubre se llevarán a cabo las elecciones municipales, el 18 de diciembre la primera vuelta de las legislativas y las presidenciales, y el 18 de diciembre la segunda vuelta, en el caso de que se presente una elección reñida.

En cuanto a la circulación de miles de armas ilegales y la proliferación de grupos que promueven la violencia, la Comisión pidió al Gobierno que active el proceso de desarme, la desmovilización y la reinserción social de todos los grupos ilegales de Haití.

Roberts declaró estar indignado porque sólo nueve de los 1.054 presos visitados en la cárcel nacional recibieron condenas.

Sobre la situación económica del paupérrimo país caribeño, la CIDH invitó a la comunidad internacional a desembolsar los fondos prometidos en Washington en julio para la consecución de proyectos de desarrollo y la creación de empleos.

“Al momento sólo se ha liberado el 10 por ciento de los 1.400 millones de dólares (prometidos) y la población hace frente a serias dificultades económicas”, indicó Roberts.

“El 80 por ciento de la población haitiana vive bajo los niveles de pobreza y más de dos terceras partes de los obreros no tienen empleos fijos”, concluyó.