Ofensiva israelí sigue adelante

GAZA (AFP).- Incursiones, bombardeos y panfletos pidiendo a los habitantes de Gaza que no guarden armas o den cobijo a activistas: el ejército israelí proseguía el jueves su ofensiva en la franja, iniciada hace tres semanas para rescatar a un soldado secuestrado e interrumpir el lanzamiento de cohetes contra su territorio.

Durante la jornada, al menos tres jóvenes palestinos murieron en el campo de refugiados de Maghazi, en el centro de la franja de Gaza, donde los tanques israelíes tomaron posiciones desde el miércoles. Al mismo tiempo, varios palestinos resultaron heridos en el fuego cruzado del ejército del Estado hebreo y grupos de activistas refugiados en las callejuelas del campo de refugiados.

En el hospital Al Aqsa de Maghazi, situado a escasos dos kilómetros de la frontera con Israel, la situación era dramática. Numerosos civiles ingresaron en el centro médicos con heridas gravísimas, quemaduras y mutilaciones de los miembros superiores e inferiores, comprobó la AFP. Una niña de 10 años que había resultado herida el miércoles por un obús de tanque falleció en las últimas horas en este centro médico.

En total, 15 palestinos, entre varios miembros de las brigadas Ezzedin al Qassam, brazo armado del movimiento islámico Hamas, perdieron la vida en este campo de refugiados desde el miércoles. Los heridos superan el centenar, entre ellos varios niños y dos conductores de ambulancia, heridos en el fuego cruzado de activistas y soldados israelíes.