OISOE sigue en cuestionamiento

Después de un receso inexplicable en la investigación del entramado que empujó al suicidio al arquitecto David Rodríguez García, la OISOE vuelve a la palestra, no precisamente por ese caso, sino por presuntos actos de corrupción en los contratos para la remodelación del hospital Darío Contreras, detectadas por la Dirección de Contrataciones Públicas, que ha apoderado del caso a la Procuraduría General de la República para una investigación que eventualmente aterrice en los tribunales.

En estos dos escándalos mayúsculos afianza la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS) su petición al Poder Ejecutivo y al Congreso Nacional, para que le hagan frente a la “inviabilidad institucional” de la OISOE y para que el Ministerio Público, la Cámara de Cuentas y la Contraloría General profundicen las investigaciones sobre las graves irregularidades detectadas en la remodelación del hospital traumatológico Darío Contreras.

La situación moral de la OISOE pone de manifiesto la falta de voluntad política oficial para hacerle frente a indicios de corrupción que son mantenidos bajo el manto del silencio hasta que provocan la pérdida de una vida útil o la prensa los airea. Las recomendaciones de la Dirección de Contrataciones Públicas y de FINJUS deben ser suficientes para que se produzca una toma de decisiones moralizantes.

Dulce y amargo  en informe FMI

Como siempre, las autoridades han destacado la parte dulce del informe del FMI sobre el estado de la economía dominicana. Que marcha por las vías correctas, que crecerá tanto por ciento y cosas por el estilo constituyen el extracto preferido por los rectores de la política económica de este informe breve del organismo internacional.

Como siempre, el FMI nos saca en cara la base amarga del crecimiento económico. Tenemos serios problemas de exclusión, lo que quiere decir que la bonanza económica no se derrama hacia la base de la pirámide social. Y ni hablar de la incapacidad de las autoridades para aprovechar todas estas épocas de vacas gordas para enfrentar el lastre que significa la ineficacia del sistema eléctrico. Lo amargo se sobrepone a la dulzura, y eso está en el informe aunque no se destaque con tanto énfasis.