Ojo con la Vista
Desgarros en la retina

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/FEF29414-8445-4D72-95F5-1F8EDC19EED1.jpeg

La retina es una membrana delgada de células nerviosas, sensible a la luz que tapiza toda la parte interna del ojo; donde se proyecta la luz y es transmitida al cerebro vía el nervio óptico. La gelatina que rellena todo el ojo se llama vítreo y tiene un aspecto de “clara del huevo”; y está íntimamente adherida a la retina. Cuando el vítreo cambia de forma y se licua parcialmente, traiciona la retina, produciendo un desgarro retiniano; entonces la parte líquida, pasa a través de este desgarro, levanta la retina y se convierte en desprendimiento de retina (DR).

 Estos cambios del vítreo aumentan el riesgo del DR, y ocurren en: aumento de edad, miopía, cirugías oftalmológicas previas, inflamaciones intraoculares, lesiones oculares, historia familiar, diabetes, etc. Algunos de los síntomas del DR, son: visión borrosa, puntos negros flotantes, luces (flashes), sombras o ausencia de visión en un área del campo visual, sensación de telón oscuro que se mueve en el eje visual.

El diagnóstico de DR se realiza por medio de un examen oftalmológico completo. Existen diferentes modalidades para la reparación del DR: láser (cauterización alrededor del desgarro), criopexia (congelación), aceite de silicón, cerclaje escleral, vitrectomia (remoción del vítreo), inyección gas intraocular (pneumoretinopexia) . Para la reparación del DR se necesita extraer el líquido sub-retiniano. El diagnostico precoz permite una reparación exitosa de la retina en el 90% de los casos, los resultados visuales dependerán del tiempo del DR y si compromete el área macular (parte vital de la visión).

Si la retina no se puede reaplicar, definitivamente existirá una perdida de la visión en el ojo afectado. Se recomienda exámenes oftalmológicos periódicos y prestar atención a cambios de su visión.