Ojo con la Vista
Examen ocular pediátrico

http://hoy.com.do/image/article/483/460x390/0/9D9AA509-5FCD-4078-8D6F-DC4B033307FF.jpeg

El cuidado oftalmológico de los niños es importante porque los primeros años de la vida son fundamentales para el desarrollo de la visión. El ojo en el niño es inmaduro y está en constante crecimiento hasta los 7 u 8 años. De hecho, la agudeza visual alcanza el 100% a los 5 años de edad.

Cualquier anomalía ocular no diagnosticada precozmente, puede detener el desarrollo de la visión y dejar defectos que persistirán durante toda la vida. Los motivos más frecuentes que obligan a los niños a visitar al oftalmólogo son: Acercarse excesivamente a la televisión o al papel cuando leen o escriben, entornar los ojos cuando miran objetos lejanos, dolor de cabeza después de forzar la vista, ojos rojos de manera muy frecuente; desviación de los ojos; diferencias de visión al tapar un ojo u otro; pupila de color blanco o grisáceo (leucocoria).

En el recién nacido, la presencia de reflejo foto-motor es una evidencia de visión, la cual debe ser realizada con una linterna en una habitación poca iluminada.

A las 6 semanas de vida debemos comprobar si el niño sigue la luz en un cuarto oscuro, a esta prueba se le reconoce reflejo de seguimiento a la luz.

A los 2 meses el bebe, por el reflejo de protección deberá cerrar sus párpados ante un signo de amenaza, por ejemplo acercando la mano hacia el rostro.

A los 4 meses se completara la maduración de la macula, única sitio de la retina que se encontrara inmaduro al nacimiento y que culmina su desarrollo en esta etapa que se le denomina como periodo crítico.

Si a esta edad del niño no responde, entonces nos indicara que existe un retardo en la maduración visual o un retardo en el desarrollo psicomotor.