Ola de huelgas en Brasil al acercarse el Mundial

tarifa

RÍO DE JANEIRO. Una huelga de conductores de autobús en reclamo de mejores salarios afectó el miércoles la circulación en cuatro ciudades de Brasil, en un contexto de reivindicaciones de movimientos sociales y políticos que presionan al gobierno a 15 días del Mundial.

En Salvador de Bahia (noreste), una de las 12 ciudades sede de la Copa, vehículos de la policía militar debieron escoltar a los pocos autobuses que circulaban por las calles en el tercer día de huelga. Finalmente, un acuerdo sobre un alza de sueldos de 9% puso fin a la paralización en la tarde del miércoles.

Sao Luiz do Maranhao (noreste) atraviesa su séptimo día de huelga de autobuses, mientras en Florianópolis (sur) la paralización de los buses será de 24 horas.

En Rio de Janeiro, donde también se decretó huelga de autobuses por tercera vez en el mes, “el 80% de la flota de autobuses circula con normalidad”, indicó el secretario de Transportes de Rio, Alexandre Sansao.

Los huelguistas de Rio, un grupo disidente del sindicato de transportistas, reivindican un 40% de aumento de salarios, mientras el sindicato negoció y obtuvo en marzo un alza de 10%. Durante las huelgas anteriores en Rio, más de 500 autobuses fueron incendiados o destrozados por los huelguistas, con un perjuicio financiero estimado en 17 millones de reales (7,6 millones de dólares).